Gobernador de región mexicana donde desaparecieron 43 estudiantes deja el cargo

crisis​ Próximas elecciones para gobernador de Guerrero se celebrarán en junio de 2015

Ángel Aguirre, el cuestionado gobernador de la región mexicana de Guerrero (sur), dejó este jueves su cargo, argumentando que quiere favorecer las investigaciones por la desaparición de 43 estudiantes hace casi un mes en ese estado.

"He decidido solicitar licencia al honorable Congreso del estado", dijo a medios Aguirre, cuya renuncia era exigida por familiares y compañeros de los 43 estudiantes que desaparecieron el 26 de septiembre tras ataques de la policía municipal de Iguala (Guerrero).

Aguirre, gobernador desde 2011 por el izquierdista PRD (Partido de la Revolución Democrática), dijo que su licencia quiere "favorecer un clima político que ponga la atención y solución de estas prioridades", en referencia a la búsqueda de los 43 desaparecidos y el castigo a los culpables.

El gobernador señaló que el Congreso regional deberá ahora elegir a la persona que "debe encabezar este esfuerzo en los próximos meses". Las próximas elecciones para gobernador de Guerrero se celebrarán en junio de 2015.

La dimisión llega un día después de que la fiscalía general acusara al alcalde de Iguala, también elegido por el PRD, como principal sospechoso de ordenar el ataque contra los jóvenes, a quienes se sigue buscando por tierra, mar y aire.

Según las investigaciones, el alcalde José Luis Abarca y su esposa, que siguen prófugos, ordenaron a sus policías reprimir a los estudiantes, quienes después fueron entregados a sicarios del cártel narcotraficante Guerreros Unidos.

La presión para que Aguirre se apartara del cargo venía creciendo por la indignación nacional e internacional que generó la desaparición de estos estudiantes de una escuela rural de magisterio.

En una comparecencia inmediatamente posterior, el presidente del PRD, Carlos Navarrete, subrayó que su formación había solicitado a Aguirre que pidiera la licencia y no apuntó a posibles sustitutos.

"Estamos claros de que Ángel Aguirre, aun sin cargo, estará disponible para contribuir a las investigaciones y al esclarecimiento de los hechos", subrayó Navarrete.

Los familiares y compañeros de los jóvenes exigían la renuncia de Aguirre por su falta de respuesta ante este caso y por no haber frenado la violencia del crimen organizado que azota a la empobrecida Guerrero, la región con los mayores índices de asesinato del país.