Gobierno debe "mantenerse libre" e incumplir orden para autorizar FIV, dice Obispo de Tilarán

posición“¿Qué van a hacer, meter a la Sala IV a la cárcel?”, cuestionó Vittorino Girardi

El gobierno costarricense no debería dejarse imponer por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), la cual le ordenó al país el martes anterior aplicar la técnica de la Fertilización in Vitro (FIV).

Esta fue la recomendación que lanzó este jueves el obispo de Tilarán, Vittorino Girardi, al señalar que el Estado costarricense debe privilegiar el derecho a la vida y no "disponer" del ser humano como objetos.

obispo de tilarán, vittorino girardi

Con ello Girardi se refirió específicamente al mandamiento de "no matar", pues asegura que con la FIV cerca del 80 por ciento de los embriones son descartados, lo que significa acabar con vidas humanas.

Esto crea indignación, dijo el representante de la Iglesia Católica, quien recomendó simplemente "no hacerle caso" a la Corte IDH.

"Qué va a pasar? ¿Van a meter a la cárcel a la Sala IV?", cuestionó Vittorino.

En su lugar, el Estado costarricense debería permitir que el tema sea analizado por la Asamblea Legislativa tal y como la Sala Constitucional lo propuso en su voto del 3 de febrero, el cual fue anulado por la Corte IDH.

OBISPO DE TILARÁN, VITTORINO GIRARDI

Para Girardi, el hecho de que la Corte IDH haya emitido una resolución no significa que el país deba estar de acuerdo.

Por ello dice que el presidente Luis Guillermo Solís simplemente debe oponerse.

OBISPO DE TILARÁN, VITTORINO GIRARDI

La posición de Girardi se asemeja a la mostrada por el arzobispo metropolitano José Rafael Quirós, quien emitió un comunicado en el sitio web de la Conferencia Episcopal rechazando la FIV.

"Seguiremos exponiendo a nuestros fieles las verdades de fe y su relación con la ética y la moral para formar sus conciencias según un objetivo –el respeto a la dignidad de la persona- en contraste con una visión “subjetiva” que mira, exclusivamente, la satisfacción del deseo de tener un hijo, a cualquier precio".

En ese sentido, aduce que con la resolución de la Corte IDH, no se dirime el problema moral que esta técnica plantea, pues aunque legal, seguirá siendo contraria a la dignidad de la persona humana. ¿Será este fallo, un aviso de lo que sucederá más adelante con temas conexos?".