Gobierno de Arias aumentó 1048% gastos confidenciales de Presidencia para tareas de “inteligencia”

presupuestoPrimer incremento se dio en 2007, coincidente con el referéndum del TLC​ con Estados Unidos

Los gastos confidenciales del Ministerio de la Presidencia aumentaron de ¢1,5 millones a ¢24 millones anuales durante el gobierno del expresidente Óscar Arias Sánchez (2006-2010) y el primer año de la administración de Laura Chinchilla Miranda (2010-2014).

La justificación: “coordinar, apoyar y atender a funcionarios de organismos internacionales en el área de inteligencia, que visitan el país para desarrollar actividades y prevenir posibles amenazas a la seguridad del Estado.” Así se indica en la Ley de Presupuesto de la República para el ejercicio económico 2007, debajo de la partida “gastos confidenciales” del Ministerio de la Presidencia.

En los años subsiguientes y hasta 2011 el argumento fue el mismo y más escueto: “prevenir posibles amenazas a la seguridad del Estado” ó “desarrollar actividades de inteligencia”.

La diferencia en términos porcentuales equivale a un incremento de 1.048,29 por ciento, que AmeliaRueda.com calculó luego de revisar el presupuesto solicitado por esa cartera de 2006 a 2014 y ajustar las cifras a la inflación según el Índice de Precios al Consumidor de agosto anterior.

La primera señal de un crecimiento exponencial coincide con un año crucial para el Tratado de Libre Comercio entre Costa Rica y Estados Unidos de Norteamérica, pues se sometió el 7 de octubre de 2007 a ratificación en un referéndum popular.

Esos fondos eran dirigidos hacia la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), adscrita y subordinada administrativa y presupuestariamente al Ministerio de la Presidencia.

El exdirector de la DIS (2006-2008), Roberto Solórzano, admitió que fue él quien pidió un aumento de los gastos confidenciales. Sin embargo, negó que el aumento estuviera relacionado con el TLC.


exdirector de la dis, ROBERTO SOLÓRZANO

Desde el 29 de julio de 2005 el Decreto Ejecutivo Nº 32522-MPestablece que, para cumplir con la labor de detección e investigación, la DIS “realizará operaciones de inteligencia que le permitan recopilar y posteriormente verificar la información necesaria”. Con esta finalidad, reza el decreto, el director de la DIS, el Presidente de la República y el Ministro de la Presidencia “dispondrán de una partida de gastos confidenciales”.

Es hasta el año 2012 cuando esta partida comienza un camino de descenso pasando de ¢24 millones a ¢10 millones, un decrecimiento de 60 por ciento (calculado con el valor real), aunque en 2013 subió a ¢18 millones para volver a bajar en 2014 a ¢6,5 millones. (Ver gráfico interactivo)

La actual administración Solís Rivera, que presentó su primer proyecto de Ley de Presupuesto de la República 2015 el 01 de setiembre anterior, excluyó esta partida de los gastos del Ministerio de la Presidencia.

Seguridad Pública también creció

En el mismo período, no sólo aumentaron los montos de gastos confidenciales en el Ministerio de la Presidencia, sino también en el Ministerio de Seguridad Pública.

El ministro de Seguridad Pública, Celso Gamboa, quien fungió como viceministro de esa cartera durante el gobierno de Chinchilla (2010-2014), defendió los gastos confidenciales y los calificó de "fundamentales" en la lucha contra la delincuencia, ya que los fondos se usan -entre otros- para pagos de informantes o marcaje de dinero.

ministro de seguridad, celso gamboa

La partida de gastos confidenciales en el presupuesto Seguridad pasó de ¢10,4 millones en 2006 a ¢38,6 millones en 2011, una variación de 167 por ciento cuando los montos se ajustan a su valor real.