Gobierno español ratifica su desacuerdo a referéndum independentista en Cataluña

Diferencias​La región es líder “en turismo, en importaciones, en exportaciones, en innovación” y la mitad de los empleos creados en España en el último año lo fueron en Cataluña

El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, volvió a defender este miércoles la unidad de España y el presidente catalán, Artur Mas, su determinación a organizar un referéndum sobre la independencia en Cataluña: su primer encuentro en un año terminó sin avances.

La reunión de dos horas entre los dos líderes, que no se habían hablado desde agosto de 2013, sirvió a Rajoy para "reiterar la posición que expresó (...) al conocer por los medios de comunicación la intención de convocar una consulta de autodeterminación en Cataluña", explicó el gobierno español.

"Afirmó que la consulta es ilegal y que, por lo tanto, ni se puede celebrar, ni se va a celebrar", subrayó en un comunicado.

Mas por su parte explicó: "Mi mensaje ha sido exactamente el mismo que hace un año, estamos decididos a seguir adelante".

"Yo convocaré la consulta y lo haré de acuerdo con una ley catalana, y si antes hubiese la posibilidad de acordar los temas con el Estado, para nosotros es prioritario", afirmó en rueda de prensa en Madrid, lamentando que Rajoy no le hiciera "ninguna propuesta alternativa" para "resolver el problema que hay entre Cataluña y el resto del Estado".

"Renunciar a todo, obviamente, no lo vamos a hacer", lanzó, negándose a explicar qué hará si la justicia impide la consulta, prevista para el 9 de noviembre.

A la sombra de una crisis económica que agravó las tensiones políticas, Cataluña, región de 7,5 millones habitantes en el noreste del país responsable del 20% del PIB nacional, ve crecer desde hace años el sentimiento independentista.

CiU, la coalición conservadora de Mas, aliada a los izquierdistas republicanos de ERC y a otros pequeños partidos con los que suma una amplia mayoría en el parlamento regional catalán, acordó celebrar un referéndum con una doble pregunta: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado? ¿Quiere que sea un Estado independiente?", lo que deja la puerta abierta a una federación con España.

El recién elegido líder del Partido Socialista --principal fuerza de la oposición española--, Pedro Sánchez, propuso precisamente una reforma constitucional en ese sentido durante su primera reunión con Rajoy el lunes. Pero el jefe del gobierno la rechazó por considerar que "no es el momento".