Gobierno tratará de revertir imagen de corrupción en su recta final

Más allá de comunicar lo que considera sus logros, el gobierno de Laura Chinchilla se enfocará en su recta final a revertir la percepción de corrupción que sobre su gestión tiene un alto porcentaje de costarricenses.

El ministro de Comunicación, Carlos Roverssi, reconoció que este es el principal reto porque es la percepción generalizada que revelan los estudios de opinión internos y los que publican los medios de comunicación.

Sin embargo, aseguró que la percepción es errada y aseguró que no existe ni un sólo caso de corrupción ni denuncia judicial contra alguno de los miembros del gabinete o jerarcas de instituciones públicas.

Manifestó que los logros y la obra de esta administración quedará plasmada en el tiempo y que la gente lo podrá ver, pero admitió que quitarse la etiqueta de corrupción es una tarea, en su criterio, casi imposible, debido a que requiere una fuerte campaña publicitaria, que el gobierno no pudo realizar por falta de recursos y tiempo.

El gobierno dispone de ¢150 millones que sólo puede utilizar en abril -último mes de mandato- después de la veda electoral que concluirá el 6 de abril, tras los comicios en segunda ronda.

El Ministro de Comunicación dijo que valoran varios factores para definir cómo revertirán con propaganda la imagen de corrupción, pero prefirió no ahondar en los detalles de la estrategia.

Ministro de Comunicación, Carlos Roverssi

Chinchilla coincide con Roverssi en que existe una percepción equivocada de su gestión. Dice que aunque ella denunció el caso del desvío de recursos para la construcción de la trocha fronteriza o el arreglo de la platina, entre la población la opinión que existe es que son yerros de su gobierno.