Gobierno y oposición venezolana avanzan en escabroso diálogo de pacificación

El gobierno y la oposición venezolana destacaron el martes el respeto y tolerancia mutuos para avanzar en un escabroso diálogo de paz, tras dos meses de sangrientas protestas y pese a que en la mesa de discusión rápidamente se confirmaron divergencias de fondo.

La negativa del gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro al pedido de una amnistía --algo que el jefe de Estado ya había anticipado varias veces estos días-- fue el primer punto de desacuerdo, sobre el cual pese a todo ambas partes buscarán soluciones alternas, se informó tras el encuentro.

Las delegaciones del gobierno, liderada por el vicepresidente Jorge Arreaza, y de la variopinta alianza opositora Mesa de Unidad Democrática, encabezada por su secretario ejecutivo, Ramón Guillermo Aveledo, se reunieron por tres horas y media en presencia de los cancilleres de Colombia, Ecuador y Brasil, y del nuncio apostólico, designados "testigos de buena fe".

Durante el encuentro "ratificamos nuestro rechazo absoluto y fuera de toda duda de cualquier manifestación de violencia" así como "nuestro respeto a la Constitución", dijo Aveledo en una declaración que debe haber satisfecho al gobierno que reclamaba de los opositores precisamente esos puntos, entre otros.

Venezuela es desde febrero escenario de protestas iniciadas por estudiantes en reclamo por la inseguridad, a las que luego se sumaron sectores radicales de la oposición que impulsaron la táctica de ocupar las calles con protestas para forzar la renuncia del jefe de Estado, lo que llevó a Maduro, heredero político de Hugo Chávez, a definir la situación como un "golpe de estado en desarrollo".

Las protestas en el país con las mayores reservas petroleras del mundo degeneraron regularmente en batallas callejeras nocturnas entre manifestantes encapuchados, unidades antimotines y grupos de civiles armados que la oposición califica como oficialistas, con saldo de 41 muertos, más de 600 heridos, 175 detenidos y 120 denuncias de abusos a los derechos humanos.