Libro ‘Grafitica’ compila una década de arte gráfico popular pintado por 21 rotulistas ticos

identidad​Don Wenceslao de la A. es artista de la rotulación, expresión creativa reunida en el libro recién publicado “Grafitica”

Hace 42 años Don Salomón Wenceslao de la A. Anzoateui vino de Guayaquil, Ecuador, a Costa Rica con su vocación y talento nato de pintar imágenes y letras en las paredes -y demás superficies imaginables- de negocios que le contratasen para ayudarles a mostrar y vender sus productos. Como en un bazar.

Artista gráfico popular, wenceslao de la A

Hacía y hace rótulos, anuncios trazados a mano; lo que algunos llamarían publicidad gráfica “artesanal”.

De 68 años, moreno, delgado, de anteojos rectangulares en los que el reflejo del día y de la calle esconden sus pequeños y almendrados ojos café oscuro, creaba en la década de los setenta rótulos gigantes de automóviles.

Ahora en pleno siglo XXI y con la misma técnica y materiales, devoción y entrega, dibuja objetos como baterías de carro en formatos más pequeños.

Con una agilidad de saltimanqui, Don Wenceslao se sube al andamio desde donde se apoya para darle los últimos retoques a la batería que reproduce con detalle en una pared de una tienda de tan indispensable pieza automotor.

Él dice que le gusta mucho la profesión, es más, -para hacer honor a la verdad-, dice que la ama y que siente tristeza cuando no lo contratan; todo por culpa de la era tecnológica y la advenediza impresión digital.

Con precisión nostálgica, don Wenceslao recuerda que de 1972 (año en que arribó a tierras ticas) a 1986 estuvo en pleno apogeo el arte de rotular, cuando se pintaban vallas y murales con aerógrafo, brochas y pincel.

ARTISTA GRÁFICO POPULAR, WENCESLAO DE LA A

El artista gráfico no puede dejar de hacer la comparación con la desleal impresión digital y asegura que dibujar con pintura es más rápido y que el material es más resistente a las inclemencias de la intemperie. “Yo le doy la garantía”.

Con facilidad de gran conocedor y buen maestro explica que para crear sus obras utiliza una cuadrícula a escala con la cual logra las proporciones de los objetos y un molde para las tipografías o estilos de letras recomendadas por el “libro de marca” de los variopintos negocios que le solicitan sus servicios de rotulista prolijo.

Don Wenscslao afirma que toda su vida se va a dedicar al arte de rotular, y que espera que su legado quede en su nieto de 23 años, quien sigue sus trazos de pintor en la Casa del Artista. Y a pesar de calificar sus oportunidades actuales de empleo como “muy duras”, agrega que hay gente que “le gusta el arte donde estoy yo, y no cobro caro”.

Grafitica: muestra del arte de la rotulación popular tica

Don Wensceslao es uno de los 89 rotulistas nacionales identificados por Sussy Vargas y Carolina Goodfellow, artistas visuales que llevan acumulados muchos años en la investigación del arte gráfico popular costarricense, así como de otros países americanos.

artista visual, sussy vargas

Luego de haber recorrido –literalmente- todo el territorio nacional en busca de estos artistas y tomarle fotografías a más de 9.200 imágenes-rótulos, Vargas y Goodfellow editaron el libro “Grafitica, gráfica popular costarricense 2004-2014”, resultado de una beca otorgada por el Colegio de Costa Rica del Ministerio de Cultura y Juventud en el 2013.

Vargas recuerda que cuando empezaron a hablar con los 21 rotulistas que pudieron contactar, les cambió la visión que tenían de ellos. De estos detectaron a dos mujeres, de las cuales solamente una, Yorleny Paniagua, lograron encontrar y entrevistar.

Entre los hallazgos del exhaustivo estudio, hay todo tipo de rotulistas, técnicas y materiales usados; incluso los temas y las referencias dependen de la zona en donde trabajen.

ARTISTA VISUAL, CAROLINA GOODFELLOW

Las costumbres de cada pueblo, sus gustos, visión de mundo, la gastronomía y la naturaleza se expresan a través de la síntesis particular lograda por los dedos de estos artistas intuitivos, que no lo temen a la cualidad efímera y muchas veces anónima de su arte.

Porque según detallan las autoras del libro, hay lugares en donde en cuestión de un mes han cambiado por completo y en varias oportunidades los diseños en las paredes.

Estos artistas gráficos dejan su creatividad dibujada sobre cualquier material: se vale de todo -o casi todo- lo permitido por sus trabajos comisionados: paredes de cemento, latas, techos de zinc, madera, llantas, cortinas, vidrio, papel.

Algunos de los rotulistas mencionados de memoria por Vargas y Goodfellow son Luis Antonio Sibaja de Montezuma, Wenseslao de la A., Emilio Solórzano, el ya fallecido "Worry", Mr. Maskin, -todos de San José-, Dagoberto Cañas de Ciudad Neilly, y Roberto López de Nicoya, artista gráfico que incluso está vinculado con los inicios de la animación en Costa Rica.

ARTISTA VISUAL, SUSSY VARGAS

Según el registro de Vargas y Goodfellow, el arte de la rotulación en Costa Rica ha existido desde finales del siglo XIX; sin embargo, ambas investigadoras temen que esté en vías de extinción, fenómeno que se ve reflejado en que cada vez son menos los trabajos comisionados por los dueños de los comercios.

Tal es el caso de don Wenceslao de la A., quien expresa la pena de no ser contratado como solía ser.

Aún así, como dice la canción "no todo está perdido" y la rotulación gráfica está en boga en el ámbito turístico, en el que este tipo de expresiones son muy valoradas por los extranjeros que aprecian las formas creativa de las identidades ticas.

Por eso, estas artistas visuales estuvieron y están concentradas en la investigación de este fenómeno artístico comercial popular; por eso editaron el libro "Grafitica: gráfica popular costarricense 2004-2014", y por eso continúan investigando en el marco de un proyecto mayor siempre vinculado a este tipo de manifestaciones, parte de la vida cotidiana de cualquier habitante de esta nación, de las identidades de este pedacito de tierra llamada Costa Rica.

La publicación está a la venta en la Librería UCR, en las tiendas Eñe y Deaquí Y Deallá y por venta directa a grafitica2015@gmail.com