Guatemaltecos arrancan jornada electoral en medio de descontento por corrupción

comicios​Más de 7,5 millones de ciudadanos están convocados a las urnas este domingo

Los guatemaltecos comenzaron a votar este domingo en unas inéditas elecciones marcadas por la indignación, después de una semana turbulenta que provocó la caída y arresto del presidente Otto Pérez, acusado de corrupción.

Las urnas abrieron a las 07H00 horas en un clima general de tranquilidad en los casi 2.700 centros de votación ubicados en los 338 municipios del país centroamericano.

Más de 7,5 millones de guatemaltecos están convocados a las urnas para elegir al nuevo presidente, un vicepresidente, 338 alcaldes, 158 diputados y 20 diputados al Parlamento Centroamericano.

Las imágenes de televisión mostraron a personas haciendo fila desde temprano en los centros de votación. En algunos centros los encargados de mesa hicieron una oración y entonaron el Himno Nacional antes de comenzar a recibir los sufragios.

La intención del voto la encabeza, sorpresivamente, el comediante de derecha Jimmy Morales con el 25% de las preferencias, por encima del abogado derechista Manuel Baldizón (22,9%) y la exprimera dama Sandra Torres (18,4%), según la última encuesta publicada por la prensa local el jueves.

Ninguno de los tres alcanza el 50% de los votos necesarios para ganar en primera ronda, lo que anticipa una segunda vuelta para el 25 de octubre. En total, en la carrera presidencial compiten 14 candidatos.

Los comicios se desarrollarán en un ambiente de desencanto con la clase política del país, profundizado por el escándalo sobre una banda de defraudación aduanera destapada el 16 de abril por la Comisión de la ONU contra la Impunidad (Cicig).

Desde entonces se realizaron manifestaciones masivas que exigían la renuncia de Pérez y su vicepresidenta Roxana Baldetti. La funcionaria dejó el cargo el 14 de mayo y el mandatario, acorralado por las acusaciones de la Cicig que lo señalaron como cabecilla de la red, cedió a la presión popular el pasado miércoles.

"El gobierno que surge de estas elecciones va a tener la más baja legitimidad de estos 30 últimos años. La elección no detiene la crisis, la va a agravar más bien", dijo a la AFP el excanciller guatemalteco y analista político Edgar Gutiérrez.

Los actos de corrupción en el gobierno dispararon el descontento. Algunos sectores sostienen que no existen condiciones para ir a votar, y aseguran que el relevo presidencial no garantiza cambios profundos en el país.

Para hacer valer su postura, decenas de "indignados" guatemaltecos vestidos de negro luctuoso marcharon en el centro de la capital cargando un ataúd de madera bajo el lema "Sepelio Electoral 2015".

"Descansa en paz el proceso electoral 2015", rezaba una pancarta gris con letras negras que portaba una manifestante, mientras otros con flores en las manos gritaban consignas contra los políticos al caminar en el Paseo de la Sexta, una vía peatonal del centro capitalino.

"Queríamos que se aplazaran las elecciones para lograr algunos cambios a la ley electoral pero el Congreso se negó", afirmó a la AFP frente al Palacio Ivonne Álvarez, una defensora de derechos humanos.

Álvarez, de 63 años, agregó que no acudirá a votar porque considera que las elecciones son "un proceso espurio" y se declaró "en resistencia ciudadana".

Mientras se elige al futuro gobernante, el exmagistrado Alejandro Maldonado, de 79 años, asumió como mandatario interino, un día después de la renuncia histórica de Pérez y tres días antes de las elecciones.