Guerra mutila a niños en República Centroafricana

Al menos dos niños fueron decapitados en los enfrentamientos que se libran en República Centroafricana y que no ha concedido una tregua en el último día del 2013.

La capital de República Centroafricana amaneció el martes con tiroteos, manifestaciones de desplazados desesperados por la persistencia de la violencia y helicópteros franceses sobrevolando Bangui.

Miembros de las milicias cristianas "antibalaka" (antimachetes) atacaron por segunda noche consecutiva un campo del ejército nacional centroafricano, situado la salida norte de la capital.

Los asesinatos intercomunitarios dejaron más de mil muertos en la capital centroafricana desde el 5 de diciembre, fecha del inicio de la intervención francesa. La violencia provocó desplazamientos masivos de población hacia la ciudad.

Alrededor del aeropuerto, unas 100.000 personas viven en tiendas improvisadas e incluso duermen en el suelo, según estimaciones de responsables humanitarios.

Estos desplazados, casi todos cristianos, huyen de los abusos cometidos por los exrebeldes Seleka, de mayoría musulmana, quienes derrocaron en marzo de 2013 al presidente François Bozizé.

En total, UNICEF inventarió 55 sitios de desplazados en la capital, donde viven en condiciones sanitarias desastrosas unos 370.000 hombres, mujeres y niños.