Guerrilla ofrece retomar diálogo de paz, tras secuestro de general colombiano

Negociación​Desde el inicio del proceso de paz, las FARC han insistido en acordar una tregua bilateral

La guerrilla comunista FARC reconoció este martes haber capturado a un general y a sus dos acompañantes en una zona rural de Colombia, a la vez que su delegación en La Habana se manifestó dispuesta a resolver el caso y retomar el diálogo de paz.

El general Rubén Alzate, el cabo Jorge Contreras Rodríguez y la abogada Gloria Urrego fueron interceptados el domingo por unidades rebeldes móviles, "en ejercicio de sus tareas de seguridad", en el departamento occidental de Chocó, indicó la guerrilla en un comunicado publicado en su página web y leído en La Habana por su delegación de paz.

Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán que opera en esa empobrecida zona del país, es el militar de más alto rango capturado por las FARC en los 50 años del conflicto armado.

"Una vez identificados plenamente, pese a vestir ropas civiles, los tres fueron capturados por nuestras unidades, en razón a que se trata de personal militar enemigo, que se mueve en ejercicio de sus funciones, en área de operaciones de guerra", indicó la guerrilla.

"Respetamos la vida e integridad física y moral de nuestros prisioneros y estamos plenamente dispuestos a garantizarlo hasta donde nos sea permitido por la ira estatal", dice el comunicado del Bloque Iván Ríos de las FARC.

En una breve rueda de prensa en La Habana, el comandante Pablo Catatumbo, uno de los negociadores de las FARC, ofreció "generar los mecanismos de solución de este problema" y afirmó que se habría evitado si el presidente Juan Manuel Santos hubiese aceptado una tregua bilateral mientras se desarrollan las negociaciones de paz, que este miércoles cumplirán dos años.