Habitantes de un pueblo en la India se niegan a poner puertas en sus casas por fe en su dios

creencia​En locales como el banco las puertas permanecen abiertas

Parece un pueblo indio como cualquier otro excepto que aquí no hay puertas.

En Shani Shingnapur los habitantes creen que están protegidos por el dios hindú Shaní, que castiga a cualquiera que robe.

Su fe hace totalmente prescindibles las puertas y cerrojos, los locales aseguran que esta tradición se remonta a varias generaciones, cuando Shaní se apareció en sueños a varios de sus creyentes.

Incluso en el banco local la puerta simplemente evita que los perros entren, pero nunca esta cerrada.

La fama del curioso pueblo creció con una película sobre el dios Shaní en los noventa, desde entonces se convirtió en lugar de peregrinaje para los devotos hindúes.

Algunos escépticos han cuestionado la leyenda, aunque el turismo ha estimulado enormemente la economía de este pueblo dedicado al cultivo de arroz.

Recientemente robos han dañado su reputación, pero la política sin puertas sigue siendo muy popular.

Desde luego el pueblo es ya todo una leyenda, lo que no es poco en un mundo temeroso del crimen.