Hacienda recibió ofertas de 10 edificios para trasladar sus instalaciones

ofrecimientos​Contraloría pidió al ministerio buscar más opciones y no enfocarse solamente en el centro corporativo El Tobogán

El Ministerio de Hacienda valora entre diez opciones de edificios -en la capital y fuera de ella- para trasladar sus instalaciones.

El ministro de Hacienda, Helio Fallas, explicó la tarde de este lunes que la semana anterior cerró el concurso para recibir opciones de edificios para compra, que permitan trasladar las instalaciones actuales de la institución y ahorrar dinero en alquileres.

El jerarca precisó que se trata de diez edificios, incluido el Centro Corporativo El Tobogán.

"Algunos incluso fuera de San José", agregó Fallas.

No contar con un concurso de ofertas, es uno de los tres puntos por los cuales la Contraloría General de la República (CGR) denegó el permiso a Hacienda para la compra directa del edificio El Tobogán.

La CGR también señaló que el edificio tenía un gravamen lo que imposibilitaba la aprobación para una futura compra. Fallas aseguró que ese punto ya fue solucionado y los propietarios del edificio ya levantaron la anotación.

El tercer punto que destacó la Contraloría para rechazar el permiso de compra a Hacienda, era que no existía dinero presupuestado para pagar el inmueble.

El Ministro de Hacienda afirmó que ese punto se va a solucionar cuando se defina el edificio que se va a adquirir y el precio. Los recursos se girarán por medio de un presupuesto extraordinario que será enviado a la Asamblea Legislativa.

Fallas anunció el viernes 13 de febrero la intención de comprar el Centro Corporativo El Tobogán, para eliminar el gasto en alquileres de 13 edificios en San José.

El arrendamiento de los inmuebles le cuesta ¢6.379 millones ($11,7 millones) cada año al gobierno.

Una investigación realizada por AmeliaRueda.com reveló que cinco sociedades de tres familias se reparten una cuarta parte de los ¢1.589 millones que pagan los ministerios mensualmente por alquileres.

El Ministerio de Hacienda consume un 40 por ciento de esos alquileres y 55 de las personas que conforman sociedades que arriendan inmuebles al gobierno donaron dinero a partidos políticos.