Herediano, primer finalista

#BajoRendimiento​El partido fue cerrado, con muchas ganas y pocas oportunidades. Cartago se acercó más pero ya había perdido en casa propia.

Club Sport Herediano 0 - Club Sport Cartginés 0

La primera mitad no tuvo un solo remate a marco. De ninguno de los dos equipos. No puede haber mejor resumen para un partido que tuvo un único tiempo. Y ese segundo tiempo tampoco fue un derroche de fútbol.

Cartago reaccionó a su situación, necesitaba dos goles para pasar a la final. Pero la reacción tuvo poco más que ganas y vergüenza deportiva. El Club Sport Herediano, por su parte, mostró una de sus versiones más desdibujadas, “sacó el resultado” (como prefieren futbolistas y periodistas deportivos) pero dejó muchísimas dudas de cómo piensa enfrentar los dos partidos de la final, ya sea contra Saprissa o contra Alajuelense.

El Club Sport Cartaginés supo contener los primeros minutos en que los florenses salieron a marcar territorio en casa. Luego, fueron tomando las riendas, si no del partido, por lo menos de la estadística: la posesión de pelota fue de los brumosos.

Ya se dijo que no hubo tiros directos al arco de Gómez ni Cambronero en los primeros 45 minutos. Cartago tenía la pelota pero los rojiamarillos presionaban en las tierras medias. Condega se vio mucho más que Lezcano esta noche dominical. Bolaños tuvo actividad por la derecha, cruzando balones al otro extremo, que luego Condega trataba de colocar al centro del área. Más adelante, Ciccia los iba a intercambiar, Bolaños por la izquierda, Condega por la derecha. Y fue la única decision de Ciccia que funcionó en este encuentro. Condega fue el artífice de las jugadas de peligro de los brumosos en el segundo tiempo.

En el Herediano, el juego de Cartago tiró al Gavilán Gómez y a Esteban Granados hacia atrás, obligó a al error a Myrie y tuvo tensos a Calvo, Montero y Salazar. Arriba, Núñez demostró una vez mas que mete miedo mientras no esté cansado. Le pesan ya los kilómetros recorridos. Larín tiraba de cualquier lugar, como si tuviera gol o brújula.

Al segundo tiempo entraron sin cambios, lo que daba una radiografía cuestionable tanto de Jafet Soto como de Claudio Ciccia, ¿estaban contentos con lo que vieron en la primera mitad? Luego vinieron las variantes. Tres por equipo. Esta vez, ninguno le funcionó a Ciccia, ni Bostal, ni Silva ni el reaparecido Cardozo.

En el Herediano, Pedroza y Sánchez algo revitalizaron el ataque florense, pero tampo para juegos pirotécnicos. Hernández, el veterano en Cartago, pasado de chicharrones, no supo convertir las dos oportunidades más claras para el Cartaginés. Las dos que necesitaba su equipo

Y eso fue todo. Acaso algo más que se nos olvida. Cartago ya había perdido en casa su boleto a la final, abandonado además por buena parte de su afición. El Club Sport Herediano llega a otra final en torneos cortos, sus preferidas. Le tocará demostrar que tiene con qué ganar el campeonato.