Hija del rey de España es imputada por presuntos delitos financieros

El juez español José Castro imputó este martes a la infanta Cristina, hija menor del rey Juan Carlos, por presunto fraude fiscal y lavado de dinero.

Es la primera vez que un miembro directo de la familia real se ve implicado en la investigación por corrupción que pesa desde 2011 sobre Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta.

Urdangarin, de 45 años, es sospechoso, junto a su exsocio Diego Torres, de malversar 6,1 millones de euros de fondos públicos, mediante el Instituto Nóos, una sociedad sin fines de lucro que presidió de 2004 a 2006 y en cuya junta directiva participaba la infanta.

Cristina, de 48 años, es también copropietaria, junto a Urdangarin, de la empresa Aizóon, sospechosa de haber servido de "pantalla".

El juez Castro, de Palma de Mallorca, y quien instruye el caso Nóos desde 2010, citó a Cristina para que declare el próximo 8 de marzo.

"El anticipar que doña Cristina desconocía las actividades de su marido y la trascendencia penal de su actuar, es tan precipitado como afirmar lo contrario", dijo el magistrado.

Tras la noticia, la Casa del Rey se limitó a expresar su "respeto de las decisiones judiciales".