Histórico encuentro entre Obama y Castro este sábado para avanzar en reconciliación

saludo​Apretón de manos simbolizó su decisión de caminar hacia la reconciliación

Los presidentes Barack Obama y Raúl Castro sostendrán este sábado un primer diálogo frente a frente, que reafirmará su deseo de avanzar hacia la normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, enemigos desde hace más de 50 años.

Ambos mandatarios se encontrarán al margen de la cumbre, luego de que la noche del viernes, en la apertura del foro, un apretón de manos simbolizó su decisión anunciada el pasado 17 de diciembre de caminar hacia la reconciliación.

A un año y medio de concluir su mandato, Obama quiere aprovechar esta cumbre para marcar el inicio de una nueva era de relaciones con América Latina, en las que Cuba siempre fue motivo de discordias.

"Nunca antes las relaciones de EE.UU. con América Latina fueron tan buenas", expresó Obama en su discurso esta mañana.

Aunque los dos gobiernos mantienen en reserva los pormenores del encuentro, se espera que la reunión transcurra en un ambiente distendido, en medio del coro de presidentes latinoamericanos que elogió los acercamientos.

"Con el aplauso de todos los presentes, los dos líderes demostraron cuánto se puede avanzar cuando aceptamos las enseñanzas de la historia y dejamos atrás los antagonismos del pasado", expresó la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

"Las cortesías entre los presidentes Obama y Raúl Castro ofrecen la esperanza de una Cumbre liberada de las cadenas de la Guerra Fría. El diálogo debe servir para incentivar la cooperación multilateral en diversos campos en los que por primera vez Cuba estará incluida a nivel continental", dijo a la AFP el académico cubano Arturo López Levy, de la Universidad de Denver (Estados Unidos).

Por primera vez desde que en 1994 comenzaron a realizarse estos foros hemisféricos, a instancias de Washington, la isla comunista ocupó una silla. Su puesto era reclamado por el conjunto de los países latinoamericanos, desde sus aliados de izquierda hasta los gobiernos de derecha.