Holandeses en San José sufrieron con partido frente a la "Sele"

La colonia holandesa en Costa Rica se reunió este sábado en el Jazz Café de Escazú para ver el partido de Holanda contra la Selección Nacional, que el país europeo ganó en penales.

En el lugar, había unas 70 personas con banderas y gorros de la Naranja Mecánica, quienes vivieron el partido con mucho sufrimiento, especialmente en la tanda de penales.

Durante el encuentro, los tulipanes cantaron coros para apoyar a su selección, pero conforme el partido se fue alargando sus caras mutaron de la alegría a la preocupación.

Uno de los puntos álgidos se dio con el palo que pegó Wesley Sneijder durante un tiro libre, en el segundo tiempo, el cual fue gritado con especial intensidad.

En el lugar, había muchas parejas de costarricenses casados con holandeses y por momentos sentimientos de alegría y tristeza se entremezclaban.

De un lado, miembros de las familias gritaban a favor de la "Sele" y por el otro se aplaudía las llegadas de Arjen Robben, uno de los jugadores más desequilibrantes del partido.

En la tanda de penales, los tulipanes se encontraban especialmente nerviosos. Muchos se agarraban la cabeza, otros movían los pies, algunos prefirieron taparse la cara y no observar el desenlace del partido.


Al momento del pitazo final, los aficionados se lanzaron a las calles frente al Jazz Café de Escazú a celebrar. Los tulipanes reconocieron el valor de Selección Nacional y destacaron que fue un partido difícil.