No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Hondureños salen a votar en elecciones generales este domingo

Una candidatura a la reelección y temores de fraude marcan el proceso

Millones de hondureños comenzaron a votar este domingo para escoger a sus autoridades para los próximos cuatro años, en un proceso marcado por la candidatura a la reelección del presidente Juan Orlando Hernández y los temores de la oposición a que ocurra un fraude.

Las 17.500 mesas de votación abrieron poco después de las 7:00 a.m. locales con grandes filas de personas abrigadas y con bufanda en una fresca mañana en la capital Tegucigalpa.

"Esperamos que sea una fiesta cívica", declaró el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), David Matamoros, al abrir la votación en el Instituto San Miguel, un colegio católico capitalino.

El tribunal prevé cerrar la votación a las 4:00 p.m. locales, aunque usualmente se extiende una hora más.

La elección también se celebra en siete ciudades de Estados Unidos con elevada concentración de migrantes hondureños, según el TSE.

Más de seis millones de hondureños están convocadas para escoger a su próximo presidente de entre nueve candidatos, de los cuales tres aparecen con opciones de vencer.

Junto a Hernández, en el poder desde 2014, compiten por la presidencia el académico Luis Zelaya del Partido Liberal (PL, derecha) y el periodista Salvador Nasralla, de la izquierdista Alianza de Oposición contra la Dictadura.

El gobierno desplegó más de 35 mil efectivos policiales y militares en todo el país para garantizar la seguridad del proceso, según el ministro de Seguridad, Julián Pacheco.

"La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas de Honduras somos responsables de blindar este proceso, el cual debe ser uno de los más concurridos de la historia del país, y al que más seguridad se le ha brindado", acotó Pacheco.

El magistrado del TSE Marco Ramiro Lobo dijo a la AFP que los primeros resultados serán dados a conocer hacia las 7:30 p.m. locales.

Proceso cuestionado

La Constitución hondureña prohíbe la reelección presidencial, pero Hernández logró inscribir su candidatura a un segundo período consecutivo gracias a una interpretación de la Sala de lo Constitucional, que avaló un recurso presentado por diputados cercanos al mandatario contra la veda.

Su postulación generó cuestionamientos sobre la legitimidad del proceso y despertó temores entre los opositores Nasralla y Zelaya, quienes dijeron que no reconocerían una victoria del presidente Hernández, postulado por el derechista Partido Nacional (PN).

Nasralla incluso llamó a sus seguidores a estar vigilantes ante posibles irregularidades en las mesas de votación y a denunciarlas a los observadores internacionales.

Los comicios del domingo son los más vigilados de los últimos tiempos, con 16 mil observadores, de los cuales 600 son extranjeros, de la Unión Europea, la OEA y otras entidades, según el TSE.

Para el analista Víctor Meza, investigador del Centro de Documentación de Honduras, hay un "clima de crispación" en el país por "la reelección, que es la forma encubierta y semilegal del continuismo autoritario del presidente" Hernández.

Meza alertó de una situación potencialmente explosiva debido a que los tres candidatos mayoritarios dicen tener certeza del triunfo y que no aceptarán la derrota.