Huelga en metro de Londres altera el ritmo de la gran ciudad

paro​Trabajadores se oponen a compensaciones que recibirán por ampliación del servicio

Cientos de miles de trabajadores y turistas lidiaron este jueves con una huelga del metro en Londres que se tradujo en grandes caminatas y muchas colas en los otros medios de transporte, como los autobuses.

Los empleados del metro dejaron de trabajar porque consideran insatisfactorias las compensaciones que recibirán por la ampliación del servicio a las noches de los fines de semana, a partir del 12 de septiembre.

Los normalmente impecables empleados de la City sustituyeron los zapatos Oxford por calzado deportivo y los maletines de piel por mochilas, y se lanzaron por miles a caminar por unas calles que parecían, a distancia, tomadas por una marabunta.

Algunos turistas se vieron sorprendidos: "fuimos al cine ayer por la noche y nos costó volver al hotel, no nos habíamos enterado de la huelga, así que hoy vamos solamente a caminar", explicó a la AFP Tamara, de 43 años, alemana, con su marido y dos hijos, en la catedral de Saint Paul.

Mejor que hace un mes

La huelga se inició por la noche y durará todo el jueves, por lo que las escenas de esta mañana se repetirán al término de la jornada.

Sin embargo, las vacaciones escolares y el éxodo de agosto alivió la situación respecto a la última huelga, hace menos de un mes.

Así, a las 08:45 am había 428 atascos de tráfico que sumaban 320 kilómetros de retenciones en la ciudad, según la empresa de sistemas de navegación para autos TomTom.

Se trata del doble de un jueves normal, pero mucho menos que en la huelga del 8 de julio, cuando hubo 1.445 atascos a esa misma hora.

Los ciclistas también era mucho más numerosos y las autoridades advirtieron a los conductores estar más pendientes "de verificar los ángulos ciegos en los cruces".

Aprovechando la ocasión para lograr un poco de publicidad, una empresa de monopatines regaló unos cuantos a la salida de la estación de Victoria.

El alcalde advierte a los trabajadores

El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, dijo que los huelguistas no conseguirán ni un penique más de lo puesto sobre la mesa.

"No voy a permitir que se ofrezca más dinero. Mucha gente admite que es un acuerdo muy generoso", explicó.

Mike Cash, líder de RMT, uno de los sindicatos convocantes, respondió que la oferta "no resuelve la cuestión fundamental de que nuestros miembros tendrán que estar a la entera y total disposición de la dirección para ir a llenar los huecos de personal por culpa de los planes chapuceros del alcalde de abrir por las noches".

Según la dirección, la oferta contemplaba que los empleados tengan los mismos fines de semana libres que tenían hasta ahora y que en el futuro puedan elegir si quieren o no hacer el turno nocturno.

Video: Euronews