Impuesto a créditos de bancos extranjeros frena acuerdo para reformar Banca de Desarrollo

La propuesta de gravar con un 17 por ciento los préstamos que ofrecen los llamados "bancos de maletín" (entidades financieras domiciliados en el extranjero que prestan dinero en Costa Rica) frena un acuerdo para la votación de la reforma al sistema de Banca de Desarrollo.

Quienes se oponen al tributo aseguran que afectaría a entidades financieras nacionales, como el BCT y BICSA. La razón que esgrimen otros congresistas para mantener ese arancel es que los bancos extranjeros sin presencia en Costa Rica no deben pagar ningún tipo de impuesto, ni contratan personal, por lo que tampoco generan empleos y eligen operar en países con regulaciones débiles, como nuestro país.

Ese gravamen generaría ¢15 mil millones por año , que se utilizarían para financiar proyectos de micro, pequeña y mediana empresas.

De acuerdo con el diputado del Partido Acción Ciudadana, Marique Oviedo, lo que la bancada del Movimiento Libertario y el independiente Luis Fishman pretenden es bloquear el proyecto para beneficiar a unos cuantos banqueros nacionales que tienen intereses en firmas financieras externas que conforman el conglomerado de la banca de maletín. Además, Oviedo calificó otros puntos en disputa dentro de esta negociación como distractores para desviar la atención sobre el punto medular.

El diputado del Partido Acción Ciudadana, Manrique Oviedo.

Fishman rechazó que tanto él como los diputados del ML pretendan eliminar ese impuesto y más bien aseguró que la intención fijada en la última negociación es la de elevar ese gravamen hasta un 30 por ciento.

Diputado independiente, Luis Fishman.

La discusión en torno a este proyecto de ley ha detenido durante esta semana el avance de otras iniciativas que el gobierno desconvocó para dar paso a la aprobación de Banca de Desarrollo. De hecho, los diputados decidieron sesionar en horas de la mañana desde el lunes hasta el miércoles, algo que no es usual.