Inauguran en Uruguay "biblioteca cannábica" para informar sobre usos de la marihuana

Autocultivadores de marihuana en Uruguay inauguraron el sábado la primera "biblioteca cannábica" del país, con la mira puesta en la creación de clubes de membresía, pocos días antes de que el gobierno anuncie la reglamentación de la ley que regulará el mercado de la droga.

Con sus muros pintados con flores de cannabis, un edificio a pocas cuadras del centro de Montevideo funcionará como biblioteca y como sede para la Asociación de Estudios del Cannabis del Uruguay (AECU).

"Lo que más tenemos son consultas de personas que quieren cultivar o formar parte de un club de cannabis", dijo la presidenta de la AECU, Laura Blanco.

Para Blanco "hay que tener mucho control de la seguridad" en las plantaciones de marihuana, y aseguró que su organización -que armó un club cannábico experimental- logró "un sistema de cultivo cerrado en un indoor para no tener ese problema".

Uruguay aprobó en diciembre una ley -impulsada por el presidente José Mujica- que regula el mercado de marihuana en el país, pero será la reglamentación que se presentará en unos días la que defina por ejemplo dónde y como se plantará la marihuana que abastecerá a quienes decidan comprar la droga en farmacias, y no acudir al autocultivo o a los clubes de membresía.

La ley permite el cultivo personal (con un límite de seis plantas o una producción máxima de 480 gramos) y en clubes de membresía (con 15 a 45 socios y un número de plantas proporcional, como máximo 99).

Blanco comentó que prevé contar en breve con todo el material en formato digital para facilitar el acceso. Con la Biblioteca cannábica, colaboraron activistas de varios países enviando libros.

Uruguay primero reglamentará el uso recreativo de la droga, para luego trabajar en la marihuana medicinal.