Independentistas catalanes bailan de júbilo tras obtener victoria electoral

celebración​Al grito de “independencia”, e “invencibles”, catalanes celebran triunfo que los llevará a iniciar proceso de secesión de España.

"¡No me lo puedo creer, tengo el corazón que me va a cien!", afirma Claudia Cardona cuando desde una pantalla gigante en una plaza de Barcelona se anuncia el triunfo de los partidos independentistas en las elecciones catalanas.

Luciendo una camiseta con la 'estelada', la bandera independentista con una estrella blanca sobre fondo azul, esta joven estudiante de traducción e interpretación, especializada en inglés y árabe, acaba de cumplir 18 años y ha votado por primera vez.

Lo ha hecho por la coalición secesionista "Junts pel Sí" (Juntos por el Sí, JxS) impulsada por el presidente catalán saliente, Artur Mas, para dar un carácter plebiscitario a lo que en principio no eran más que unos comicios anticipados al parlamento regional.

Foto cortesía Gino González

Los partidos independentistas catalanes obtuvieron mayoría absoluta de escaños en el parlamento regional en las elecciones de este domingo, un resultado que consideran suficiente para lanzar un proceso hacia la secesión de España, según datos oficiales con casi el 98 por ciento de votos escrutados.

La coalición Junts pel Sí (Juntos por el Sí) impulsada por el presidente catalán saliente, Artur Mas, para dar carácter plebiscitario a lo que en principio no eran más que unos comicios legislativos regionales obtuvo 62 escaños.

Los anticapitales de la CUP lograron por su parte 10 diputados, con lo que entre ambos suman más de la mitad de los 135 escaños de la cámara regional.

El partido de centro-derecha antiindependentista Ciudadanos se situó como segunda fuerza, con 25 diputados, seguido de los socialistas catalanes, con 16, contrarios a la secesión pero partidarios de una reforma que convierta a España en un Estado federal.

Con este resultado podremos emprender un proceso constituyente", afirma emocionada, "que desemboque en un Estado propio para Cataluña" en 2017, año en que Mas y sus aliados prevén declarar la separación de España si nada se lo impide.

"!Independencia, independencia, independencia!", grita a su alrededor la multitud reunida en la barcelonesa Plaza del Comercio, donde JxP organiza su noche electoral frente al emblemático Mercado del Born.

Aquí se albergan restos arqueológicos del bombardeo de Barcelona en 1714 por las tropas franco-castellanas de Felipe V. Los independentistas consideran que fue en ese momento cuando Cataluña perdió una histórica autonomía política y económica.



Foto cortesía Gino González

"¡Presidente! ¡Presidente! ¡Presidente!", gritan a coro miles de personas cuando Mas sube al escenario junto a sus socios para celebrar lo que califica de "victoria del sí y victoria de la democracia".

En un ambiente de júbilo todos bailan mientras por los altavoces suena a gran volumen "¡invencibles, invencibles!".

"Es genial, indescriptible, sublime": Arnau Font, estudiante de publicidad, de 18 años, que vino expresamente desde Girona, 100 km al norte, no encuentra palabras para describir su júbilo.

"Esto es muy motivador, esperanzador, porque demuestra claramente que el pueblo de Cataluña quiere la independencia", afirma algo más tranquilo. "Quiero que nos separemos de España porque desde que tengo uso de razón veo que todo lo que recibimos son ataques, amenazas, como estas últimas sobre la salida del euro o la partida de los bancos", agrega.

Una marea de 'esteladas' de todos los tamaños ondea a su alrededor. Entre ellas, también algunas de otras regiones del mundo donde hay independentistas, como el País Vasco y Galicia en España, Quebec (Canadá) o Bretaña (Francia).