Inglaterra llega al Mundial en busca de una nueva identidad

La selección de Inglaterra, campeona del mundo como anfitriona en el lejano 1966, afronta Brasil-2014 en busca de una nueva identidad, más acorde con los tiempos que corren, tras las críticas recibidas en la Eurocopa-2012 por su mentalidad defensiva.

El seleccionador Roy Hodgson es el primero en defender el cambio de mentalidad. "Vamos a ser valientes y creeremos en nuestras posibilidades. Tenemos que dejar a los jugadores hacer su fútbol", dijo recientemente el preparador de 66 años.

Tras caer eliminada en cuartos de la Eurocopa 2012 ante Italia en los penales (0-0 después de la prórroga), la selección inglesa ha tenido dos años para reinventarse, pero sus actuaciones han estado lejos de levantar expectativas en un país acostumbrado al fracaso desde hace demasiado tiempo.

A pesar de terminar invicta la fase de clasificación, los empates ante Polonia, Montenegro y Ucrania, junto con las derrotas en amistosos ante Chile y Alemania, contribuyeron a acrecentar el desánimo entre los hinchas.

Además en Brasil 2014 tendrá un complicadísimo grupo en la primera fase. Está encuadrada en el temible D junto con Uruguay, Italia y Costa Rica.

Ante este panorama Hodgson intenta ilusionar a la afición con la introducción de jugadores jóvenes como Raheem Sterling, Jack Wilshere, Alex Oxlade Chamberlain, Jordan Henderson, Adam Lallana, Luke Shaw, Ross Barkley (sin debutar) o Jay Rodriguez, que finalmente no estará en Brasil-2014 al sufrir una grave lesión en la rodilla.