Inmigrante que intentaba entrar ilegalmente a Bulgaria muere asesinado por policía

víctima​Hombre se convirtió en la primera víctima mortal a manos de fuerzas policiales entre Turquía y Bulgaria

Un migrante afgano fue abatido por guardias fronterizos búlgaros la noche del jueves cuando intentaba pasar de forma ilegal de Turquía a Bulgaria, anunció el ministerio de Interior búlgaro.

El drama es el primer caso conocido de tiro mortal de las fuerzas de seguridad desde el comienzo de la crisis y la afluencia de cientos de miles de migrantes a Europa.

El hombre muerto formaba parte de un grupo de 54 migrantes localizados por una patrulla cerca de la frontera búlgaro-turca, anunció un alto funcionario del ministerio de Interior, Gueorgui Kostov.

"No obedecieron" la orden de detenerse de la patrulla policial, precisó. "Ninguno de los migrantes iba armado, pero se resistieron", añadió el funcionario. "Fueron detenidos y se presentaron como afganos indocumentados," agregó.

La patrulla disparó al aire sin intención de alcanzar a nadie y "uno de los migrantes resultó herido por el rebote de una bala -según las declaraciones de uno de los tres policías- y falleció de camino al hospital", indicó el Ministerio.

Los interrogatorios de los migrantes deben esclarecer "si esos hombres de 20 a 30 años de edad que cruzaron de noche un paso fronterizo abrupto y de difícil acceso, no pertenecen a un grupo amenazante para la seguridad nacional", declaró Kostov.

El portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Bulgaria, Boris Cheshirkov, consideró "muy lamentable" el incidente.

"Este plan de barreras, cercas y fuerzas policiales no puede resolver el problema de gente desesperada", declaró a la AFP, y recordó que el ACNUR de Bulgaria instó la pasada primavera a no rechazar a los migrantes.

Cheshirkov confirmó que se trata del primer caso de tiro mortal de fuerzas del orden contra un migrante en las fronteras de la UE.

El incidente provocó la partida anticipada de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del primer ministro búlgaro Boris Borisov que, reunido con sus homólogos en Bruselas, analizaba cómo frenar la llegada de migrantes a Europa provenientes de Turquía.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, declaró que Borisov le había informado de lo ocurrido en la frontera antes de su partida.