Irán se reintegra a la comunidad internacional tras respetar compromiso sobre pruebas nucleares

HistóricoPresidente iraní dice que tienden mano al mundo en señal de paz

El presidente iraní, Hasan Rohani, aseguró el domingo que se abre una "nueva página" entre Irán y el mundo tras la entrada en vigor del histórico acuerdo nuclear y el levantamiento de sanciones internacionales impuestas durante años a su país.

Este acuerdo, suscrito en julio con las grandes potencias, entró en vigor el sábado después de que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) —cuyo jefe Yukiya Amano viaja este domingo a Teherán— certificara que Irán respetó su compromiso de garantizar la naturaleza estrictamente pacífica de su programa nuclear.

Simultáneamente, al calor de este acuerdo, Teherán y Washington esbozaron un acercamiento y anunciaron la liberación de cuatro irano-estadounidenses detenidos en Irán, entre ellos el periodista del Washington Post Jason Rezaian, a cambio de siete iraníes detenidos en Estados Unidos.

Además de Rezaian, también abandonaron este domingo Teherán a bordo de un avión suizo con destino a Berna el pastor Said Abdeini, el exmarine Amir Hekmati y un hombre llamado Nosratollah Khosravi, indicó la televisión de Estado.

El acuerdo, negociado por Irán con el grupo de potencias 5+1 (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania), está considerado uno de los mayores éxitos de la política internacional del presidente estadounidense, Barack Obama, y de su homólogo Rohani.

"Nosotros, los iraníes, tendemos la mano al mundo en señal de paz y, dejando atrás todas las hostilidades, sospechas y complots abrimos una nueva página en las relaciones de Irán con el mundo", declaró Rohani en un mensaje a la nación.

"El acuerdo nuclear no va en contra de los intereses de ningún país. Los amigos de Irán están felices pero sus adversarios no deben estar inquietos. Irán no es una amenaza para ningún país, es un portavoz de la paz, de la estabilidad y de la seguridad en la región y en todo el mundo", agregó el presidente iraní.

El acuerdo supone el inicio de un acercamiento entre Estados Unidos e Irán, que rompieron sus relaciones en 1980. Pero también genera descontento entre los aliados tradicionales de Washington en la región, como Arabia Saudita e Israel, que temen la influencia de la potencia chiita.

El primer ministro isralí Benjamin Netanyahu reafirmó este domingo la posición de Israel. "La política de Israel ha sido y permanecerá sin cambios: no se permitirá que Irán obtenga el arma nuclear", aseguró durante el consejo de ministros.