Tratar el cáncer de mama en fase temprana no reduce riesgo de muerte, prueba estudio científico

estudioCarcinoma ductal in situ puede ser más cancerosa de lo que los médicos pensaban hasta ahora

El debate médico sobre la conveniencia de tratar con cirugía o con radiación las lesiones tumorales en senos durante su fase temprana o estadio ‘0’ parece resuelto.

Un estudio científico publicado este jueves en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense de Oncología (JAMA Oncology) revela que la intervención médica del carcinoma ductal in situ (C.D.I.S.) -es decir, el cáncer de mama no invasivo- si bien reduce el riesgo de su recurrencia, no reduce el riesgo de morir a causa de la enfermedad.

Esto sugiere que el carcinoma ductal in situ puede no ser una lesión pre-cancerosa, sino más cancerosa de lo que los médicos pensaban, dice el autor principal del estudio, el Dr. Steven Narod, de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana en la Universidad de Toronto, Canadá.

La cirugía, la cirugía con radiación, e incluso la mastectomía no tienen ningún efecto en disminuir el riesgo del 3% de morir de cáncer de mama en un lapso de 20 años una vez que una mujer recibe un diagnóstico de C.D.I.S.), concluye el estudio.

"Estas mujeres no están muriendo de C.D.I.S.. Mueren de la forma convencional de cáncer de mama - porque se disemina a los huesos, el hígado y los pulmones. Las mujeres que mueren de C.D.I.S. murieron debido a que el cáncer de mama se extendió al momento de recibir el tratamiento", dice Narod.

Con el fin aclarar la forma en que un diagnóstico de C.D.I.S. y su tratamiento afecta la muerte por cáncer de mama, los investigadores a cargo del estudio "La mortalidad del cáncer de mama tras un diagnóstico de carcinoma ductal in situ", publicado en la revista JAMA de Oncología, revisaron los registros de 108.196 mujeres, un número sin precedente en el estudio del C.D.I.S.

Este volumen de casos fue importante para ver si el número de muertes por C.D.I.S.hacía que los resultados fueran estadísticamente significativos. En general, un diagnóstico de C.D.I.S. se asoció con un mayor riesgo - 3% - de morir de cáncer de mama en 20 años en comparación con las mujeres que no tienen cáncer. Este riesgo fue mayor para las mujeres más jóvenes (diagnosticados antes de los 35 años) y para las mujeres negras.

Este es un cambio radical en el pensamiento sobre el C.D.I.S. y podría, potencialmente, resultar en un cambio dramático en la forma en que las mujeres diagnosticadas con carcinoma ductal in situ son tratadas médicamente.