Un "jardín invisible" permite observar flora desaparecida o en vías de extinción en el Museo Nacional

exposiciónEl proyecto artístico registra 31 especímenes de plantas provenientes de los cinco continentes

Para conocer y reflexionar sobre especies de flora de Costa Rica y el mundo en vías de extinción y desaparecidas, el Museo Nacional presenta desde este miércoles la instalación "Observatorio de un jardín invisible", de la artista visual Carolina Guillermet.

La autora del proyecto artístico registró 31 ejemplares de plantas y frutos de los cinco continentes.

Artista visual carolina guillermet

La instalación consta de dos secciones. Una en formato fotográfico de ejemplares de origen nacional e internacional, que muestra 18 especies denominadas "tipo", que sirve para clasificar la flora por primera vez.

Las imágenes costarricenses son de especímenes de árboles maderables en peligro de extinción y vedadas por el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) en el decreto 25700, como el cachimbo o copo, el ajo negro, el bálsamo y el cocobolo. Estos fueron tomados del Herbario Nacional del Museo y de la Universidad de Costa Rica.

La muestra incluye la primera planta recolectada por el botánico suizo Henri Pittier, quien fundó el Instituto Metereológico y se le encargó la dirección de la entidad que hoy conocemos como el Herbario Nacional.

A la vez, exhibe una reproducción de un manuscrito de 1888, del mismo Pittier, que describe una excursión al volcán Poás.

ARTISTA VISUAL CAROLINA GUILLERMET

Para Guillermet, esta exposición es un atlas que visualiza de manera concisa y rápida aspectos ecológicos, científicos, históricos, geopolíticos y paisajísticos de los lugares de donde se originan las especies seleccionadas.

De esta forma, la artista desea promover el debate sobre la posibilidad de ver, clasificar y conocer de manera sensible la botánica.

La muestra de fotografias internacionales, registrada por Guillermet en el Jardín Botánico de Ginebra en Suiza, proviene de ejemplares desaparecidos de los cinco continentes, de países como Tanzania, Nigeria, Francia, Hawaii y Colombia.

Una de las plantas más antiguas de la muestra es la recolectada en 1799 por los científicos Alexánder Humbolt y Aimé Bonpland en el viaje que realizaron a Perú.

En ese siglo comenzó el gran periodo de las expediciones botánicas, realizadas por estudiosos europeos y estadounidenses en territorios de ultramar.

ARTISTA VISUAL CAROLINA GUILLERMET

La segunda sección de ejemplares está constituida por 13 hierbas secas de árboles endémicos en vías de extinción en Costa Rica, prestadas por los herbarios nacionales a la artista.

Con fines conceptuales y estéticos, de conservación y protección, Guillermet los distribuyó en cajas modulares pintadas de blanco cubiertas con vidrios. Entre las 13 plantas seleccionadas, se pueden apreciar especies como el laurel negro, el camíbar, el guapinol negro y el nazareno.

La instalación "Observatorio de un jardín invisible", de la artista visual Carolina Guillermet, pemanecerá abierta hasta el 25 de octubre en el Museo Nacional.

El horario de visita es de martes a sábado, de 8:30 a.m. a 4:30 p.m.; domingos, de 9 a.m. a 4:30 p.m. El lunes permanece cerrado. La entrada tiene un costo de ¢1.500; niños menores de 12 años, estudiantes con carné y adultos mayores ingresan gratis.

Más información al tel: 2257-1433.