Jimmy Morales promete combatir la corrupción tras asumir como presidente de Guatemala

traspasoOrdenó iniciar la entrega de medicinas y equipamiento médico para los hospitales, con el fin de enfrentar una crisis en el sistema de salud.

Tras recibir la banda presidencial como nuevo presidente de Guatemala, el polifacético comediante Jimmy Morales se comprometió a "una lucha frontal" contra la corrupción.

Morales también se ofreció a trabajar por la erradicación del hambre y a mejorar la educación durante su mandato de cuatro años. Prometió ser "drástico y severo" con quien pretenda robar los dineros del pueblo.

"No tolerar la corrupción ni el robo, eso es algo que sí podemos cumplir y lo vamos hacer desde el primer día", afirmó Morales.

El nuevo presidente de Guatemala, a cuya toma de posesión asistieron sus pares centroamericanos y el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, destacó que el 50% de los niños del país padece desnutrición por lo que "de carácter urgente se implementará una política de Estado" para erradicar un 10% de desnutrición crónica en 10 años.

"Me han dicho que eso es imposible, que se necesitaría un milagro, y yo creo en los milagros", puntualizó.

El flamante mandatario aseguró que a partir del lunes, con apoyo de la comunidad internacional, iniciará la entrega de medicinas, insumos y equipamiento médico para los hospitales, con el fin de enfrentar una crisis en el sistema de salud.

"Pero guatemaltecos, reaccionemos, es nuestra responsabilidad que nuestro pueblo tenga educación, para poder invertir en salud y educación es importante que todos paguemos nuestros impuestos", reclamó.

En el campo económico, Morales destacó que su gobierno apoyará "incansablemente" a las micro, pequeñas y medianas empresas, estimulará el turismo y la industria.

Morales se refirió además a los desafíos que para la región centroamericana plantea el crimen organizado transnacional, fundamentalmente el narcotráfico, que "convierte al istmo en un territorio vulnerable".

Sin experiencia política

El nuevo presidente guatemalteco, que gobernará con minoría en el Congreso, asume con el amplio respaldo popular que obtuvo en las elecciones del año pasado, pero con escasa experiencia política y una enorme presión del país, que reclama la depuración de las instituciones del Estado.

Morales marchaba en los últimos lugares de preferencia cinco meses antes de las elecciones del 6 de setiembre, pero la suerte le sonrió: un escándalo de corrupción que involucró al entonces presidente Otto Pérez y a su vicepresidenta Roxana Baldetti, ambos ahora en prisión preventiva, desató una ola de indignación popular en abril de 2015.

Morales obtuvo la victoria en la primera ronda de las elecciones, que fue luego ratificada por amplia mayoría (67,44%) en el balotaje frente a la ex primera dama socialdemócrata Sandra Torres.