"Socialismo si, homofobia no", corearon un millar de cubanos en jornada de sensibilización en La Habana

Inclusión​Desfile anual celebró simbólicas bodas homosexuales, en un país que hace apenas décadas marginaba a los gais.

Cuba realizó este sábado simbólicas bodas homosexuales públicas, que calificó de "celebraciones de amor", en el marco de la Jornada contra la Homofobia y con el fin de sensibilizar a la sociedad para que estas uniones sean legales y admitidas con normalidad.

Hay que "lograr que la sociedad cubana en su totalidad se sensibilice con estos temas, se eduque, comprenda", dijo la sexóloga Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro, y principal activista por los derechos de la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales y Heterosexuales (LGBTIH).

Como parte de la jornada, un millar de personas desfilaron bailando por La Rampa, la zona más concurrida del centro de La Habana.

Con banderas cubanas y multicolores del movimiento gay, homosexuales y algunos heterosexuales bailaron al son de tambores de origen africano, coreando "socialismo si, homofobia no".

El desfile, que se repite cada año, sigue siendo chocante para muchas personas en un país que hace apenas décadas confinaba a los homosexuales en campos de trabajo o los marginaba.

Mariela Castro, también diputada y directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), recordó que desde hace algunos años, este Centro presentó a la Asamblea Nacional cubana un proyecto para legalizar las uniones entre homosexuales en Cuba, pero la propuesta aún transita en el proceso legislativo.

Los activistas reconocen que la sensibilización de la sociedad y sus legisladores es tarea ardua, lenta, y que requiere de paciencia y amor.

"Los prejuicios en una sociedad en transición socialista deben desaparecer, porque son obstáculos en el proceso de transformación de la conciencia y la cultura que se requiere para avanzar", explicó Castro.

"¡No queremos guetos, queremos unidad. No queremos segmentación ni exclusión, trabajamos por la integración social de todas las personas", gritó Mariela Castro, apoyada por el aplauso y vítores de los presentes.