Justicia argentina otorga derechos a orangután como "sujeto no humano" y ordena su liberación

derechosAnimal tiene 20 años de vivir en cautiverio en zoológico de Buenos Aires

Un orangután hembra que se llama Sandra y que vive hace 20 años en el zoológico de Buenos Aires fue beneficiado por un fallo judicial que le reconoce derechos como "sujeto no humano", anunció este domingo el abogado patrocinante.

Sandra, de 29 años, podría ser trasladada próximamente a un "santuario de animales donde pueda vivir en una semilibertad", dijo al canal TN el constitucionalista Andrés Gil Domínguez.

La Justicia dio curso favorable al hábeas corpus impulsado por la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales, en razón de que el orangután "está sufriendo un confinamiento injustificado", dijo el abogado.

El animal "vive en cautiverio hace 20 años y el sentido de la medida es que supere el encierro y la depresión. Que pueda estar en semilibertad, en un santuario. En Brasil hay uno", agregó.

En una entrevista a RCN Radio en Colombia, el abogado que planteó el recurso, Pedro Buamparte explicó que lo que pidieron a la justicia argentina fue controlar si esa privación es injusta a los animales en cautiverio. Además agregó que los zoológicos no cumplen ni las reglas mínimas de bienestar.

"Se está discutiendo la esclavitud a la que se están sometiendo a estos seres", aseguró.

Abogado defensor del Orangután en entrevista a RCN Radio, Pedro Buamparte

La Asociación está tramitando ahora la liberación de Sandra y su traslado para mejorarle el hábitat y cumplir con la orden judicial.

"Si el desarollo de la humanidad está centrado en la ampliación de la racionalidad, Sandra es entonces sujeto de derecho. Es un reconocimiento esencial para la cultura de nuestro país", indicó Gil Domínguez.

Sandra nació en un zoológico de Alemania y tuvo una cría con un primate de su especie, oriunda de la isla indonesia de Sumatra.

La Justicia había rechazado anteriormente pedidos de varias ONG para considerar que chimpancés, orangutanes y gorilas tienen cierto grado de raciocinio y poseen características emocionales similares a las de los humanos.

Foto: Elmundo.es