Kenia ofrece recompensa de $216 mil por captura del "cerebro" detrás de matanza en universidad

SecuelasMás de 400 personas han perdido la vida en Kenia desde mediados de 2013 en los ataques reivindicados por los shebab

Las autoridades kenianas ofrecen una recompensa de unos 200.000 euros (alrededor de $216.000) por la captura del supuesto cerebro del ataque, Mohamed Mohamud, alias 'Kuno', un antiguo profesor de una escuela coránica de Garissa, que hace años se integró en las filas de los islamistas somalíes.

El ejército keniano entró en octubre de 2011 en Somalia para combatir a los shebab, que desde entonces han multiplicado los ataques en Kenia. Más tarde se incorporó a la fuerza de la Unión Africana que lucha contra los islamistas.

Antes de la matanza de Garissa, los shebab habían reivindicado sobre todo el ataque de Westgate, los atentados en la región costera de Lamu en junio de 2014 y las ejecuciones a sangre fría de 28 pasajeros de un autobús, y de 36 trabajadores, a finales de 2014 en Mandera, en el extremo noreste del Kenia.

Más de 400 personas han perdido la vida en Kenia desde mediados de 2013 en los ataques reivindicados por los shebab, afines a Al Qaida, o que se les han atribuido.

El sábado amenazaron con una "larga y horrible guerra" y de un "nuevo baño de sangre" a menos que Kenia retire sus tropas en Somalia.

Los shebab fueron expulsados en agosto de 2011 de Mogadiscio y después del conjunto de sus feudos del sur y del centro de Somalia. Pero siguen controlando amplias zonas rurales y multiplican los atentados en particular en Mogadiscio.

Los shebab han elegido Kenia, país fronterizo, socavado por la corrupción, donde una minoría musulmana joven y marginada constituye el caldo de cultivo del islamismo radical, para realizar ataques espectaculares, destinados a demostrar su osadía, estiman los observadores.

l ataque dejó 148 muertos, en su mayoría estudiantes. Fue el ataque más mortífero en Kenia desde el ataque a la embajada de EE.UU. en Nairobi en 1998.