Kenia quiere cerrar el campamento de refugiados más grande del mundo "por seguridad"

desplazados​Autoridades dicen que rama somalí de Al Qaeda utiliza el lugar como fuente de reclutamiento.

Poco después de amanecer, Bashir Bilal se sienta rodeado de niños para cantar versos coránicos. Cuando Bilal vino a Dadaab hace cinco años, encontró mejores opciones educativas que en Somalia, donde hay pocas escuelas y las que existen son caras.

El gobierno de Kenia lleva acogiendo a refugiados somalíes desde 1991, cuando la guerra civil comenzó a desgarrar el país. A hoy, Dadaab es el mayor asentamiento de refugiados del mundo, con más de 350.000 residentes. Sin embargo, las autoridades kenianas ahora quieren cerrar el campamento

El alegato es que representa una amenaza para la seguridad, porque Al Shebab, la rama somalí de Al Qaeda, lo utiliza como fuente de reclutamiento.

"No piensen que porque Dadaab no sea atacado, mientras Garissa, Nairobi y Mombasa son atacadas, éste es un lugar seguro", afirma el vicecomisionado del condado de Dadaab, Albert Kimathi. "No, este es el caldo de cultivo, el lugar de entrenamiento, de transacción de todo lo que va a golpear a los kenianos".

La gente del campamento se queda perpleja ante estas afirmaciones, como Yakub Abdi, responsable del grupo de vigilancia local:

"El gobierno dice ahora que Dadaab es un lugar donde reclutan y es por el dolor que sienten. ¿Sabe? si siente dolor, puede decir lo que sea. Pero este sitio no es un lugar donde la gente esté reclutando", indica.

Pese a vivir en refugios temporales y a la ayuda alimenticia, Dadaab no es el centro de la miseria universal y la desesperanza. La floreciente economía del campamento está valorada en alrededor de 25 millones de dólares, de acuerdo con un estudio de 2010 encargado por el departamento de Asuntos de los Refugiados de Kenia.

Ali Saha, un graduado universitario de 23 años, regenta un cibercafé aquí, aunque dice que con el tiempo volverá a Somalia "para poder ayudar a mi comunidad".

"No puedo decir si será hoy, el mes que viene, o el próximo año, pero estoy seguro de que algún día volveré a Somalia y participaré en la reconstrucción de mi país", dice Saha.

Pero hasta que llegue ese momento, el destino de Ali y de todos aquellos que viven en el campamento de refugiados más grande del mundo es incierto.