La Ley de la Gravedad

Club Sport Cataginés 0 - Club Sport Herediano 2

Goles: Yosimar Arias (56”), Víctor Mambo Núñez (63”)

La crónica va a terminar así: Cuando estoy triste voy al bar del barrio, La Isidreña, atendido por Yuba, a ver el poster que dice Cartago Campeón Verano 2013.

Pero empecemos con otra cosa: faltan dos minutos para que arranque el partido y el equipo brumoso está hincado en medio de la cancha, rezando, pidiéndole a un Dios lo que, supongo, saben que no les va a dar el deporte.

Lo mismo hacen “Dius” Wardy Alaro y Leonel Moreira. Los porteros de los dos equipos de hinojos en sus respectivos marcos, con los brazos abiertos hacia el cielo. Voy a insistir con algo que ya había dicho al inicio de este torneo: si la FIFA prohíbe -en el ámbito mundial- las manifestaciones políticas de los jugadores, ¿no debería prohibir las religiosas?

Antes de que nadie salte: quien quiera objetividad, que se haga un examen de sangre. Esto va firmado.

El Cartaginés y el Herediano vinieron esta tarde de domingo a revivir la final del Torneo de Verano. Pero sólo nominalmente, porque la diferencia contextual y deportiva era abismalmente distinta. Cartago se coló de cuarto en las semifinales con 17 puntos menos que el líder y con la ayuda de la mediocridad de equipos como la UCR y Pérez Zeledón que asumieron su condición sicológica de equipos menores para abandonar la competencia en las últimas fechas.



Video tomado del sitio everardoherrera.com

Cartago salió a la cancha sin su uniforme de rivetes rosados. El Herediano como si jugara de local, con su chema rojiamarilla.

Lo mejor del primer tiempo fue el desplazamiento de la zona de sombra que dependía del movimiento de traslación y rotación de la Tierra. Los jugadores moviéndose entre la luz del sol y el área de sombra. Parecía un fútbol mejor.

Anllel Porras jugaba tirado hacia atrás, Yosimar tomaba las riendas del juego herediano. En Cartago, Andrés Flores subía a cubrir los centros de Paolo Jiménez. El Chiqui Brenes fue un ectoplasma en esta primera mitad y luego en la otra. Como si no hubiera jugado.


Al 30” se puede decir que el CSCartaginés, en casa, domina un partido, pero no llega a tener profundidad. Domina en la parte inocua del terreno.

Al 36” Wardy rebota un remate de Verny Scott y el Mambo conecta en el horizontal brumoso un balón que debió ser gol.

Al 40” se puede decir que Cartago perdió el control del partido como local. Y que lo merecía. Así no se juega una semifinal en la que se llegó de rebote. Saprissa, más temprano, había demostrado cómo se hacía. Chiquillos, Dios no juega al fútbol, hay que ponerle.


El segundo tiempo tuvo unos primeros minutos de redención brumosa. Luego las aguas volvieron a su cauce.

Anllel Porras levantó el brazo y dijo presente. El Mambo se vio habilitado por todo el equipo y el Herediano, aún a media máquina, demostró por qué terminó de líder la fase clasificatoria del torneo.

Al 54”, Anllel tira a marco y provoca una mano en la línea de gol. Sirias expulsado y Yosimar cobra el tiro de penal. Uno a cero. Herediano arriba y Cartaginés con un hombre menos.

Al 63”, nuevamente Anllel Porras: el varón Anllel habilita al mambo Núñez con medio gol. Núñez no perdona y el CSH sella su triunfo en el Fello Meza. Indiscutible.

Nada más que agregar. Salvo lo anunciado: Cuando estoy triste voy al bar del barrio, La Isidreña, atendido por Yuba, a ver el poster del que dice Cartago Campeón Verano 2013.