La muralla fina

Club Sport Herediano 4 - Santos de Guápiles 2

Goles: Antonio Salazar (5”), Esteban Granados (8”), Víctor Núñez (14”), Francisco Calvo (37”), Víctor Núñez (78”), José V. Solís (83”)

Este domingo, muchos vieron el superclásico de la Liga Española. Lleno de goles. Otros vimos al Club Sport Herediano vs Santos de Guápies. Lleno de goles también.

El Eladio Rosabal Cordero sigue creciendo en números y empieza a entrar, por media calle, a la mitología. Una muralla fina. Si no son 26 partidos sin admitir derrota, es casi un año. O viceversa.

Los guapileños, que no le temen a la mitología, llegaron con los tacos de frente y a cinco minutos de iniciado el encuentro ya se adelantaban en el marcador con el gol del mexicano Antonio Hulk Salazar.

Salazar recibió un centro desde la derecha y ganó el salto a Montero y a la escalofriante salida de Moreira (el conocido talón de Aquiles de Leonel).

Los florenses, empujados por una afición que pobló tres graderías de cuatro, devolvieron la cortesía tres minutos después. Yosimar, de balón parado, le puso una elíptica a Oscar Esteban Granados que martilló en picado, como exige el manual.


En adelante, los locales tomaron las riendas del mediocampo. Aunque los de Santos tampoco renunciaron a las incursiones de Argenis Fernández por la derecha y las amenazas de Javier Loaiza.

Bajo el sol de la tarde, el partido podía definirse sin exagerar como “vertiginoso”. Herediano con su tradicional inclinación de local ofensivo y el Santos de Guápiles, si bien asediado por los florenses, manteniendo a distancia la seguridad herediana.


Otro descuido de la zaga de Santos permitió a el Mambo recibir una pelota de Cubero por el centro, fuera del área, acomodarse y colocarla en el ángulo imposible de Adrián de Lemos. Era el minuto 14.

Al 37”, una pared fina entre Francisco Calvo y Verny Scott, dejó a Calvo frente a de Lemos, y lo que le faltaba en ángulo lo rellenó con potencia. Donde otros esperaban el pase al centro del área, Calvo fusiló hacia el interior del arco. El marcador subía como el mercurio, 3 a 1 a favor de los florenses.

La segunda mitad ofreció un partido más fraccionado. Santos echando mano al coraje y el Herediano sosteniendo y administrando los ritmos. Más que insistiendo en el ataque, esperando el error de la zaga guapileña. Así fue que Scott habilitó al Mambo, que corrió a encarar a de Lemos y a tocarla por encima para anotar el cuarto del equipo y su segundo personal del encuentro


Entró esperado Francisco Kikín Fonseca al equipo del Santos cuando ya perdían por cuatro. Y, para despejar dudas, generó el balón que Juan Vicente Solís convirtió en el descuento de los de Guápiles.