La Selección Menor

Chile 4 - Costa Rica 0

Goles: Miko Albornoz (12”), Pablo Hernández (50” y 53”), Carlos Muñoz (78”)

El primer fogueo en la ruta hacia el Mundial Brasil 2014 terminó con un marcador aparatoso de 4 a 0 a favor de los locales. En Coquimbo, a casi 500 kilómetros de la capital chilena, una Selección Mayor de Costa Rica fue el sparring de los chilenos. Como si fuera poco el marcador, en la cancha vimos una especie de Frankenstein, un rejuntado de jugadores que si se conocen es por redes sociales.

Adelante, Cunningham, McDonald y Brenes (ese favorito inexplicable de Pinto) no hablaron nunca el mismo idioma. Y tampoco importó mucho porque, salvo los primeros 10 minutos del primer tiempo, Costa Rica no conoció el avance ofensivo.

¿Carlos Hernández? ¿En serio? El Zorro ya tiene en su historial de grandes aportes a la Sele, pero hoy, 2014, está más cerca del retiro que de Brasil. No podemos imaginarnos la razón por la que fue convocado. Si no le deben un favor que alguien explique por qué apareció en el once titular

Lo mejor de esta velada fue juntarse con amigos y familia a ver el partido. Es largo de explicar y a nadie le interesa pero ya había empezado el encuentro cuando todavía buscábamos el mejor ángulo para la antena de conejo.

Lo peor fue todo el partido. El Chiqui Brenes, ese jugador triste, proto emo, le puso balones a un McDonald que fue su peor versión. Cunningham tendría que ir a casa, ver la grabación del partido y sentarse a reflexionar, quizás leer a algún filósofo. Pinto sabrá lo que tiene hacer.

Chile jugó con ese uniforme que, a los televidentes, nos confundió los primeros minutos.Qué bien juega Costa Rica, ah no, es Chile con camiseta roja y panta azul.

Jugada de balón parado por la izquierda, ese callejón que fue zona liberada para los locales en el primer tiempo. Un centro al corazón del área que Umaña rechaza y Miko Albornoz, superando a Porfirio, coloca en la red tica. Minuto 12.

Por es carril izquierdo siguió hiriéndonos Chile toda la primera mitad. Los locales eran dueños del estadio, de la cancha y de la bola. Basta decir esto: Yeltsin Tejeda, cerebro y eje de la Sele, apenas se sintió en Coquimbo. Era el minuto 42 cuando cobramos el primer tiro de esquina a para nuestro lado.

Segundo tiempo. Chile hace tres cambios y Costa Rica ninguno. Para Pinto, todo estaba bien. Y así nos fue.

Al 50”, Pablo Hernández recibe una elíptica desde el carril derecho, cabecea a la smanos de Pemberton que ve el balón escurrirse entre sus manos y terminar cruzando la línea de gol en cámara lenta. Gol de Pemberto

Ya a sus anchas, Chile volvió a anotar al 53”. Pablo Hernández repitió ganándole en el aire a Porfirio en un tiro de esquina desde la izquierda.


Poco después empezaron los cambios en la Sele, y vino también, por si fuera poco, la expulsión de Umaña. Desde el 59” jugamos con diez contra una selección que clasificó en gran forma en la complicada zona de la Conmebol.

Bueno, y vayamos terminado esto: al 78” Carlos Muñoz recibe un centro desde la derecha y coloca el cuarto al fondo de la red

El sábado próximo viene otro fogueo. El segundo paso de este experimento.

Fotografía: Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile