De las Américas a India la "superluna de sangre" causó impresión en todo el mundo

FenómenoPróxiuma “superluna de sangre” será el 2033, aseguran los expertos

De las Américas a India, pasando por Europa y África, miles de curiosos se deleitaron la noche de este domingo y la madrugada de este lunes con el espectáculo de la "superluna de sangre", fruto de un eclipse total que tiñó de rojo al satélite.

Durante más de una hora, miles disfrutaron del espectáculo excepcional de una luna especialmente voluminosa y brillante, teñida de rojo sangre. El espectáculo fue visible desde las Américas, Europa, África, Asia occidental y el Pacífico oriental.

La "superluna de sangre" fue fruto de la conjunción inusual de dos fenómenos astronómicos: la luna alcanzó su perigeo, el punto más cercano a la Tierra, y por ello su luminosidad era un 30 por ciento mayor, y se veía un 14% más grande.

Además, la Tierra quedó perfectamente alineada con la luna y el sol, lo que privó al satélite de la luz que recibe del astro rey y que le da su habitual color blanco.

Sin embargo, algunos rayos, desviados por la atmósfera de la Tierra, siguieron iluminando la luna, produciendo sobre ella una curiosa luz roja.

En imágenes tomadas desde Colombia, Argentina, Francia y Estados Unidos, puede verse la progresión del eclipse lunar, que terminó tiñendo el satélite de rojo sangre.

Este hizo incluso temer la llegada del Apocalipsis a algunos adeptos de la Iglesia mormona, lo que obligó a ésta a publicar un comunicado para tranquilizar a sus fieles.

Para las personas de menos de 33 años fue la primera ocasión de ver una "superluna de sangre".

La última combinación de un eclipse lunar y de una super luna se remonta a 1982, según la NASA, y la próxima no se producirá hasta el año 2033.

El acontecimiento tiene también su interés científico.

En tiempo normal, en un ciclo de 24 días, la temperatura de la luna oscila entre +121 grados celsius y -115 grados celsius, dependiendo de su exposición al sol.

Esas variaciones permiten a los investigadores estudiar la composición de la corteza lunar, ya que las rocas se calientan y se enfrían más lentamente que las zonas cubiertas de polvo.

Sin embargo, la madrugada del lunes la temperatura de la luna evolucionó mucho más rápido, lo que ha permitido a los científicos hacer observaciones más detalladas de su superficie.