Lágrimas, rostros abatidos y vergüenza deja humillante derrota de Brasil ante Alemania

La humillante derrota del pentacampéon del mundo Brasil este martes en casa frente a Alemania, por 7-1, es una nueva tragedia en "el país del futebol", donde el deporte rey es componente fundamental de la identidad nacional.

Lágrimas por doquier, rostros abatidos e incrédulos de jugadores e hinchas: como en 1950, una nube negra cubrió el cielo del estadio Mineirao y se extendió sobre todo el país de 200 millones de hinchas desde antes del primer tiempo del partido, cuando ya Alemania vencía por 5-1.

Tras el descanso, hubo tiempo para dos goles más que los alemanes festejaron tímidamente, como si tuvieran vergüenza ajena.

La peor derrota en la historia de Brasil en Copas del Mundo recuerda forzosamente el Maracanazo del Mundial de 1950, cuando Brasil perdió contra todo pronóstico en la final contra el pequeño Uruguay por 2-1.

Ese 16 de julio, los 200.000 hinchas del mítico estadio quedaron en silencio, un recuerdo que aún atormenta a los brasileños.

Entre la humillación, la tristeza y el enfado, algunos hinchas brasileños no pudieron soportar la goleada de Alemania a su equipo y dejaron el partido en el descanso.