Latinoamérica pisa fuerte en casa

Primero Chile, después Colombia, este viernes fue Costa Rica, y aún faltan los más poderosos, Argentina y Brasil, ambos con boleto reservado: los equipos latinoamericanos están pisando fuerte en el Mundial Brasil 2014.

Las selecciones de la región mantienen hasta ahora el invicto en los seis mundiales disputados en América latina: Uruguay-1930 (campeón Uruguay), Brasil-1950 (Uruguay), Chile-1962 (Brasil), México-1970 (Brasil), Argentina-1978 (Argentina) y México-1986 (Argentina).

Costa Rica dio el gran golpe este viernes al lograr el pase en el Grupo de la Muerte con una victoria 1-0 ante la poderosa Italia luego de haber dejado en el camino a Uruguay, dos campeones mundiales, y de paso decretó la eliminación de Inglaterra, otro exmonarca.

Chile y sobre todo Costa Rica no figuraban en la lista de los favoritos a pasar de ronda, mientras que Colombia estaba al tope en los pronósticos aunque se anticipaba que no la iba a tener muy fácil sin su figura Radamel Falcao, del AS Mónaco, dado bajo por lesión.

El equipo centroamericano accede por segunda vez a octavos de final luego de Italia-90, pero en la cita de Brasil lo ha hecho en solo dos partidos, mostrando clara superioridad en el debut ante Uruguay y un juego sin complejos ante Italia.

Ahora los que deben pelearse en el Grupo de la Muerte son Italia y Uruguay, rivales en la próxima fecha, e Inglaterra, el cuarto integrante de la llave, ya tiene boleto directo a Londres.

Chile llegó a Brasil con pronóstico reservado en el Grupo B en el que lo esperaban nada más y nada menos que España y Holanda, hasta campeón y subcampeón mundiales, pero 'la roja sudamericana' calentó motores primero contra Australia (3-0) y luego demostró que está para más al vencer a una herida España, la selección monarca que más temprano regresa a casa en la historia de los Mundiales.

Colombia parecía tener menguadas sus posibilidades por la baja por lesión de su estrella Radamel Falcaco García, aunque los dirigidos por el argentino José Pekerman tenía Plan B: James Rodríguez tomó la posta y ahora pocos recuerdan al gran goleador del AS Mónaco.

El aguerrido volante Charles Aránguiz, un desconocido a nivel internacional, asumió el liderazgo que aún no pudieron tomar Alexis Sánchez (Barcelona) y Arturo Vidal (Juventus), las estrellas de Chile, ambos de rendimiento regular y para abajo en los dos primeros partidos.

Y faltan aún confirmar los invitados de siempre: salvo una catástrofe, Argentina parece tener el boleto en el bolsillo porque el sábado tendrá enfrente a la débil Irán luego de haberse sacado de encima a la complicada Bosnia con un ajustado 2-1.

El anfitrión Brasil y México suman cuatro puntos en dos partidos en el Grupo A, y los esperan Camerún y Croacia con tres puntos, pero con muy poco espacio para alentar ilusiones.

Uruguay la tiene complicada pero recuperó plenamente a Luis 'el Pistolero' Suárez, un verdadero asesino del gol que sumó dos el jueves en su debut ante Inglaterra, donde el artillero no se cansa de anotar para el Liverpool.

Una final posible entre los archirrivales históricos Brasil y Argentina confirmará la supremacía latinoamericana en los mundiales disputados en la región, pero uno de los dos saldrá con una herida profunda.

Los de Lionel Messi si Brasil levanta la copa por sexta vez en sus narices en el Maracaná y Brasil si el astro argentino hace otra diablura y deja al dueño de casa sin nada por segunda vez.

Mientras tanto, en las calles de Brasil los aficionados se lo toman con alegría. Los argentinos han invadido las principales avenidas con sus tradicionales asados, y aprovechan para desear suerte a cuanto brasileño se topan.