Lavado de manos es la principal forma de evitar contagio de clostridium, según expertos

enfermedad​Casos registrados en hospitales de Nicoya y Limón no alertan a las autoridades de salud

Extremar el lavado de manos es la principal forma de evitar el contagio de la bacteria clostridium difficile, recomiendan médicos de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

Esta bacteria habita en los intestinos de muchas personas. También es posible encontrarla en el agua y en el suelo. Para que afecte a los seres humanos debe existir un desequilibrio en la función intestinal, generada por la ingesta prolongada de antibióticos.

El director del Hospital La Anexión en Nicoya, Anner Angulo, explicó que la mayoría de contagios ocurre en hospitales y hogares de ancianos. En este centro médico se registraron seis casos de personas contagiadas de clostridium en las últimas semanas.

También la CCSS investiga tres posibles casos en el Hospital Tony Facio de Limón.

director del hospital la anexión, anner angulo

Angulo manifestó que es muy común el contagio en estos lugares porque existe una gran cantidad de personas enfermas.

"Para evitar que aumenten los casos por contagio, es muy importante que toda persona que ingrese a un hospital se lave las manos", insistió.

La coordinadora de Vigilancia Epidemiológica de la CCSS, Xiomara Badilla, indicó que la bacteria clostridium difficile afecta únicamente a las personas con capacidad inmunológica disminuida.

Detalló que en la mayoría de los casos se manifiesta una colitis, mientras que solo un 20 por ciento presenta cuadros de diarrea.

"Evitar la automedicación es una de las mejores formas de evitar el contagio", dijo.

COORDINADORA DE vigilancia epidemiológica DE LA ccss, xiomara badilla

La CCSS tiene un protocolo para este tipo de afecciones. En primer lugar, se aísla a los pacientes contagiados por la bacteria. Además, se refuerza el lavado de manos y el personal que los atiende utiliza barreras de protección.

En los hospitales se extreman las medidas de higiene con el lavado de la ropa que usan los pacientes con la bacteria, así como también con la esterilización de instrumentos médicos. También se restringen las visitas.

Los últimos casos registrados no alertan a las autoridades de salud porque consideran que el número no supera los registros históricos.