Líder solitario

Deportivo Saprissa 3 - Liga Deportiva Alajuelense 1

Goles: Kenner Gutiérrez (14”), Kendall Waston (35”), Carlos Saucedo (77”), Juan Bustos Golobio (91”)

La noche del sábado, Tibás fue una fiesta para los locales. En un estadio lleno y con un arranque agresivo de los saprissistas, los rojinegros lograron anotar primero. Pero el Deportivo Saprissa, que sigue demostrando haber encontrado si no el conjunto ideal sí la actitud y carácter que espera su afición, supo apegarse a la hoja de ruta que se habían planteado antes del encuentro, empatar, adueñarse de la cancha y anotarle dos veces más a su contraparte en el derbi nacional.

Esta vez fue el DT González quien leyó mejor lo que sucedía en el terreno. Ramírez, conocido por su rápida interpretación de las acciones, se demoró en los cambios y cuando los hizo sus jugadores le quedaron cortos.

Patrick Pemberton frenó un arranque explosivo de los morados. El pitazo inicial detonó una misión ofensiva de los saprissistas que salieron a buscar un gol madrugador. La Liga, que venía por el segundo puesto y sobretodo a acortar distancia en la tabla de posiciones, evitó las tierras medias e invirtió por los laterales.

De un tiro libre de laboratorio por la derecha, el balón que estuvo arriba descendió a hasta Johan Venegas en el palo contrario, la puso donde duele y Kenner Gutiérrez la hizo cruzar la línea de gol. Era el minuto 14 y los manudos se adelantaban en los números.

Pocos lo vieron pero un globo morado rodaba por el área mientras se anotaba ese gol. Un globo morado invisible.

Sin perder la compostura, los locales se ocuparon en ganar la competencia en la media cancha. Más empeñados en la anticipación, más concentrados en mantener la bola a ras del suelo, fueron haciéndose más grandes que su rival.

Saprissa encimaba, David Guzmán cobra un tiro de esquina desde la izquierda buscando la ventaja de Kendall Waston que respondió frentazo y gol. Pemberton no cumplió con lo que dice el manual: área pequeña es del portero, Waston cabeceó y un leve desvío de Porfirio López la envió adentro.

Así se fueron al descanso. Cuando volvieron, Saprissa venía con una sola idea, dejarse los tres puntos y, de paso, cachetear a su archirrival. O viceversa. Y así fue. Muchos minutos de juego trope en los dos cuartos de cancha lejanos a los marcos que luego Saprissa fue resolviendo a su favor.

Y llegó el avance por izquierda, el centro que llega a un Saucedo que detienen con falta. Penal. El boliviano sabe que es de él. La coloca en el punto, escucha el pitazo y con gran clase la coloca al costado equivocado de Pemberton. Minuto 77.

Poco más cambió. Ramírez erró cambios. A González le salió todo bien, tanto que la última variante, Bustos Golobio, en tiempo de descuento y en jugada poco estética, martilló el 3 a 1 con el que los morados, más que alejarse en la tabla de posiciones, ganaban sin fisuras el clásico local.