Limón es la única provincia de Costa Rica con iglesias evangélicas en todos sus distritos

estudio​San José concentra más congregaciones que cualquier otra provincia, pero tiene la mayor cantidad de distritos sin iglesias protestantes


En los 27 distritos de Limón hay al menos una congregación evangélica. En 12 años –de 2001 a 2013– la cantidad de iglesias de esa religión en la provincia aumentó 28 por ciento, hasta llegar a 678 misiones.

Así lo señala un informe elaborado por el Programa Latinoamericano de Estudios Sociorreligiosos (Prolades), a solicitud de la Federación Alianza Evangélica Costarricense (FAEC). El estudio recopila información de todas las congregaciones evangélicas que registraba la Alianza a julio de 2013.

Según los datos recopilados, Limón es la segunda provincia de Costa Rica con más iglesias protestantes, superada por San José, que acoge 892 congregaciones.

San José también sobresale como la provincia con la mayor ausencia distrital de congregaciones: 24 de los 121 distritos josefinos no registran iglesias o misiones protestantes.

El investigador de Prolades, Clifton Holland, explicó que tal distribución se debe a las dificultades de ubicar iglesias en zonas poco urbanizadas, con alta concentración de comercios.

El estudio detalla la existencia de 3.752 templos protestantes en el país. Sin embargo, Prolades no pudo localizar geográficamente a 88 de esas misiones.

Larga historia evangélica

En 2001, se registró que 97 distritos del país estaban desprovistos de iglesias protestantes. Sin embargo, tales distritos estaban fuera de Limón, que ya ostentaba su puesto de cobertura completa.

Investigador de prolades, clifton holland

Holland afirmó que, históricamente, Limón ha tenido una influencia constante de distintas tendencias evangélicas.

Por ello, no es extraño que haya una cobertura completa en toda la provincia, comentó.

La Iglesia Costarricense de los Adventistas del Séptimo Día, fundada en 1903 en la localidad de Pacuarito, en Limón, creció hasta convertirse en la segunda asociación evangélica más grande de Costa Rica, con 72.832 feligreses que acuden a 231 iglesias.

El escritor de Los adventistas en Costa Rica (2003), Luis Rubio, explicó que esa congregación se extendió desde Limón hacia el Valle Central durante la construcción del ferrocarril.

Agregó que ese fenómeno fue recurrente en la costa caribeña de Centroamérica.

escritor y pastor evangélico, luis rubio

El contexto de carencias sociales, crimen organizado y violencia hizo que el mensaje religioso fuera una necesidad para muchos limonenses. Así lo aseguró Arturo Guerrero, miembro de la iglesia Discípulos de Dios, en Siquirres.


Pastor evangélico, aarón cornavaca

El pastor de la iglesia Esmirna en Guápiles, Aarón Cornavaca, aseguró que las iglesias en Limón también responden a un fenómeno misionero, el cual ha llevado a la conformación de grupos protestantes incluso en las zonas de difícil acceso geográfico, como Talamanca.

Cornavaca admitió que tales limitaciones de acceso obligan la construcción de congregaciones en localidades pequeñas, dada la dificultad de que sus pobladores se trasladen a otro asentamiento.

A pesar de la gran concentración de iglesias en Limón, solo 8 de las 488 asociaciones evangélicas del país registran su sede en esa provincia, señala el informe.