Llevar a su hijo a conocer a la maestra es una buena manera de enfrentar un cambio de escuela

#PuraVidaSi debe cambiar a su hijo de centro educativo este año, es importante que le explique al menor sobre la decisión desde antes, y evitar el factor sorpresa.

Llevar a sus hijos a conocer el nuevo centro educativo y a su maestra guía puede ayudarle a su hijo a superar el cambio de escuela de manera más espontánea.

Si usted está en esta situación de cara al próximo inicio de clases el próximo 9 de febrero, los padres de familia deben procurar que este paso no sea algo repentino o sorpresivo para el menor, sino más bien un proceso, en el cual, el menor pueda comprender, sobreponerse y enfrentarlo con positivismo.

"Primero es muy importante que los adultos se pongan de acuerdo sobre la decisión, para luego informar y re-encuadrar a los niños sobre la situación. Una vez concluida esta parte, es igual de relevante que el menor reconozca, se familiarice con el lugar y las personas", afirmó la psicóloga, Andrea Aguirre.


psicóloga, andrea aguirre

Conocer con anticipación la escuela y a la maestra, le darán al menor más seguridad y le ayudará a reducir la ansiedad por lo incierto, comentó la experta.

Aguirre explicó que este cambio representa un duelo para el menor, ya que implica dejar amigos y lugares conocidos.

Además, siempre por esta razón, los momentos ideales para realizar un cambio de escuela son a inicio de año o durante las vacaciones de medio período, precisamente, "porque permite organizar el cambio", puntualizó la psicóloga.

Si el menor se resiste al traslado, los padres deben tomarse el tiempo de explicarle la situación en positivo, es decir, "decirles que será una nueva oportunidad para empezar, para hacer más amigos, para practicar más deporte o aprender un nuevo idioma," indicó Aguirre.

Asimismo, comentó que se puede recurrir a mediadores, como hermanos o primos mayores, para validar los argumentos de papá y mamá.

Por otro lado, el apoyo de los maestros u orientadores del nuevo centro de estudio también pueden ser muy útiles en el proceso de aceptación.

La experta hizo hincapié en que un cambio de escuela debe ser una decisión estrictamente de adultos, muy meditada y basada en criterios objetivos.

No es recomendable que los padres de familia consientan peticiones sin fundamentos de los menores, aclaró Aguirre.

Los psicólogos coincidieron en que un mal manejo de esta situación puede traer secuelas en el desarrollo y en el rendimiento del niño, por ello, debe tomarse con "pinzas" y mucha cautela.

psicóloga, andrea aguirre.