Los pingüinos africanos ya no tienen qué comer

amenaza

La alimentación del pingüino de El Cabo, que vive únicamente en Sudáfrica y en la vecina Namibia, está en los bancos de peces que evolucionan en la corriente fría de Benguela, que remonta la costa oeste del continente desde Sudáfrica.

Pero de 2004 a 2014, el número de parejas capaces de reproducirse cayó un 90% en las colonias sudafricanas, pasando de unas 32.000 a alrededor de 3.000 de estos pingüinos, también llamados "de anteojos" y que se caracterizan por un graznido.