Lula moviliza a sindicatos en apoyo de la explotación petrolera y la candidatura de Rousseff

Pulso​Alrededor de 6.000 sindicalistas y estudiantes participaron en el acto, según la policía brasileña

Vistiendo la camisa naranja de los obreros de Petrobras, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva dio este lunes junto a miles de sindicalistas un abrazo simbólico a la petrolera, movilizando una de sus mayores bases para defender la estatal y la reelección de la presidenta Dilma Rousseff.

Agitando banderas rojas y gritando consignas contra la presidenciable ecologista Marina Silva, en empate técnico con Rousseff para las elecciones de octubre, unos 6.000 sindicalistas y estudiantes participaron en el acto, según organizadores y la policía.

"Quien está contra la riqueza del presal está contra la riqueza de Brasil", dijo el expresidente y exlíder sindical, padrino político de Rousseff, en el acto frente al edificio de Petrobras, la mayor empresa de Brasil y una de las mayores del mundo. "El petróleo es el futuro de este país", afirmó.

Las inversiones de la gigante Petrobras, que cuenta con 80.000 funcionarios, representan un 13% del PIB de Brasil, según los sindicatos petroleros.

Marina Silva, candidata del Partido Socialista que defiende el desarrollo de energías renovables, ha indicado que si gana las elecciones no dará prioridad a la explotación del presal, los inmensos yacimientos de petróleo descubiertos en 2006 -durante el gobierno de Lula- a una distancia de hasta 7.000 metros bajo el suelo marino, bajo una gruesa capa de sal.

Actualmente medio millón de barriles por día son extraídos del presal, yacimientos con los que Petrobras cuenta para duplicar su producción de crudo a más de 4 millones de barriles por día para 2020 y convertirse en un "exportador para todo el mundo", apuntó Lula.

Lula también salió en defensa de los trabajadores de Petrobras, que se ha convertido en tema recurrente de la campaña electoral tras acusaciones de malos negocios y de pago de coimas a través de la empresa, que habrían beneficiado al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), en el poder hace 12 años.

"No me avergüenzo de esta camisa, que debe enorgullecer no solo a ustedes sino a todo el pueblo brasileño por lo que Petrobras significa para Brasil", dijo Lula en referencia a las denuncias.

"Si hubo un error, si alguien robó, tiene que ser investigado, juzgado y si es culpado, tiene que ir a la cárcel", añadió.

Un exdirector de Petrobras, Paulo Roberto Costa, encarcelado por pertenecer a una inmensa red de lavado de dinero, denunció recientemente para reducir su pena a más de 50 legisladores, en su mayoría del PT y de dos partidos de la coalición gobernante.

Las denuncias aún deben ser comprobadas, pero han caído en bandeja a los rivales de Rousseff, que señalan que Petrobras fue "asaltada".