Magistrados amigos deberían inhibirse en causas disciplinarias para evitar dudas en ciudadanía, señala experto

análisisCinco integrantes de la Corte argumentaron amistad para no participar en denuncias contra compañeros Celso Gamboa y Porfirio Sánchez

Para evitar suspicacias en la ciudadanía, la Corte Suprema de Justicia debería aceptar como válida la petición de magistrados que alegan amistad para inhibirse de conocer alguna causa disciplinaria en contra de un homólogo.

Esta la opinión del abogado constitucionalista, Edwald Acuña, quien participó este miércoles en el programa Nuestra Voz.

El experto indicó que aunque la Corte determine que no existe riesgo de imparcialidad en casos en los que se señalan amistad, debería valorarse la posibilidad de que se restrinja la participación para no sembrar dudas en la ciudadanía.

"No es suficiente, en mi opinión, con que la Corte estime que a pesar del vínculo de amistad no va a perder la objetividad sino que hay que entender que frente a los ciudadanos la Corte tiene que transmitir seguridad, sensatez y transparencia, donde los magistrados que están reconociendo el vínculo de amistad deben separarse y la Corte entender que no es que se esté dudando de su capacidad u honestidad, simplemente una cuestión de prudencia frente a los ciudadanos porque aquí estamos hablando no de temas estrictamente jurisdiccionales sino de carácter disciplinario respecto de funcionarios públicos del más alto nivel", comentó el abogado constitucionalista.

El tema de la inhibitoria de magistrados surge luego de que este martes se diera a conocer que cinco jueces argumentaron esta situación para evitar votar en una denuncia en contra de sus compañeros Celso Gamboa y Luis Porfirio Sánchez, de la Sala Tercera y Segunda, respectivamente.

Quienes presentaron la solicitud de inhibitoria fueron el presidente de la Corte, Carlos Chinchilla Sandí, además de William Molinari de la Sala Primera y Jesús Ramírez, Doris Arias y Ronald Cortés (suplente) de la Sala Tercera.

Al respecto, el jerarca del Poder Judicial indicó que en su caso presentó la justificación debido al antecedente de una recusación de una jueza de tránsito donde se indicó que la amistad con Sánchez le impedía conocer la causa. En la misma situación están Ramírez y Arias.

Pese a lo anterior, la Corte determinó que no existe ningún conflicto de imparcialidad, por lo que Chinchilla se incorporará al proceso en el momento en que el órgano lo determine.

El Jerarca rechazó la existencia de grupos a lo interno de la cúpula judicial para defenderse entre sí e indicó que la decisión de presentar la inhibitoria tenía como finalidad evitar vicios en el proceso.

Chinchilla además aclaró que el vínculo de amistad es con Sánchez y no con Gamboa.

La denuncia que se tramita en contra de estos últimos dos magistrados se remonta a agosto del 2015 por cuenta de la jueza de tránsito Liz Maureen Tencio. En ese momento, Sánchez era presidente del Tribunal de Inspección Judicial. Él fue denunciado por el abogado José Pablo Badilla, quien representaba Tencio Alfaro en un caso disciplinario por supuesto acoso laboral.

Badilla alegó que las juezas que acompañaron a Sánchez en el Tribunal habían adelantado criterio en la indagatoria. Sin embargo, esa recusación fue rechazada por Sánchez, quien permitió que el proceso continuara.

Por tratarse de un miembro de los Supremos Poderes, el caso de Sánchez tuvo que ser resuelto por la Sala Tercera. La Fiscalía General también había pedido la desestimación de la causa. Fue entonces que en una votación del 22 de marzo de este año, la cual era dirigida por Celso Gamboa, fue desestimada la querella contra Sánchez.

"En el caso del magistrado Gamboa, quien figura como miembro de la Sala Tercera, ocultó en todo momento su amistad con el magistrado Luis Porfirio Sánchez, ello con el fin de favorecerle-como finalmente logró- con el dictado de la desestimación de la causa", de acuerdo con la denuncia que dio a conocer este medio.