Manifestantes en Hong Kong suspenden diálogo con gobierno chino

Tensión​El jefe del gobierno local de Hong Kong, Leung Chun-ying, lamentó una situación “cercana a la anarquía”

Los líderes de la protesta estudiantil en Hong Kong anunciaron el viernes que suspenden el diálogo con el gobierno tras los incidentes registrados en sus puntos de concentración, que consideran provocaciones orquestadas por las autoridades.

La Federación de estudiantes anunció que no tenía "otra opción que suspender el diálogo" después de que "el gobierno y la policía "se mostraran impasibles ante los actos violentos de las 'triadas'", organizaciones criminales que actúan en la excolonia y en otros territorios chinos.

Militantes prodemocracia se enfrentaron el viernes con habitantes de Hong Kong exasperados por las manifestaciones de los últimos días y amenazaron con no concurrir a las conversaciones previstas con el gobierno local hongkonés si no cesan estos "ataques organizados" contra ellos.

Los enfrentamientos tuvieron lugar cuando la gente reanudaba su trabajo, tras dos días feriados, en dos de las zonas comerciales más concurridas de Hong Kong, provocando la intervención de la policía para separar a ambos grupos.

En Causeway Bay y Mong Kok, varios grupos intentaron derribar barricadas en una aparente reacción contra las manifestaciones, que han paralizado áreas de la ciudad.

"¡Devuélvannos Mong Kok! ¡Nosotros, los hongkoneses necesitamos comer!", gritaba un hombre, mientras intentaba derribar barricadas.

"No apoyo a Occupy Central. Nosotros tenemos que trabajar y ganar dinero. Occupy no es más que un juego", declaró por su parte un trabajador de la construcción que dijo llamarse Lee.

La policía intentó alejar a estos habitantes enfurecidos que rodeaban a los prodemocracia en un lugar que estos últimos ocupaban desde hace cinco días.

Ademas de separar a ambos grupos, la policía abrió el camino para que pasaran ambulancias, pero no quedaba claro por el momento si había heridos.

El jefe del gobierno local de Hong Kong, Leung Chun-ying, lamentó una situación "cercana a la anarquía".

"Como sociedad civilizada, no podemos seguir permitiendo que se produzcan incidentes de este tipo", declaró.

Los militantes prodemocracia habían dado un ultimátum a Leung Chun-ying para que dimitiera antes del jueves a medianoche.