Marina italiana rescata barco que viajaba a la deriva con 450 inmigrantes

rescate​Es el segundo navío que recuperan esta semana

La marina militar italiana tomó este viernes el control de un carguero con 450 inmigrantes clandestinos, abandonado por la tripulación y sin carburante, que navegaba a la deriva cerca de las costas del sur de Italia.

Seis hombres del cuerpo italiano de guardacostas llegaron al carguero dedicado al transporte de animales en un helicóptero militar, y lograron tomar el control del buque, indicó la marina militar italiana.

A bordo iban unos 450 migrantes, hombres, mujeres y niños.

Las autoridades marítimas contactaron enseguida con el barco, pero nadie contestó hasta que una mujer, una de las migrantes,

logró explicar la situación por radiotransmisor, explicó el capitán Filippo Marini, un portavoz de la marina italiana.

"Estamos solos, no hay nadie, ayúdanos", imploró esa mujer, según el capitán.

El carguero, abandonado por la tripulación y sin carburante, navegaba a la deriva hacia las costas italianas, donde corría el peligro de estrellarse contra las rocas.

Según las autoridades italianas, el "Ezadeen" partió de Turquía, pero una página web especializada en el seguimiento del tráfico marítimo asegura, por su parte, que pasó por el puerto chipriota de Famagusta tras haber abandonado el de Tartús, en Siria.

Dos días atrás, el mismo helicóptero que condujo a los militares al barco realizó una operación idéntica para que la guardia costera tomara el control del "Blue Sky", otro carguero abandonado por su tripulación, que tenía a cerca de 800 migrantes a bordo, procedentes de Turquía.

Italia se enfrenta en los últimos años a la creciente llegada de clandestinos que intentan alcanzar Europa por el Mediterráneo poniendo en peligro sus vidas. El total de llegados a Italia en 2014 supera los 160.000, esto es, una media de 450 migrantes por día, de los cuales la mitad son sirios o eritreos.

Pero la tendencia actual es el recurso a buques más grandes, como los dos llegados en esta semana, que permiten amontonar a centenares de personas. También parece haber cambiado el lugar de salida, ya que la mayoría de los barcos parecen haber zarpado de Turquía.