Más de 1.200 animales salvajes han sido víctimas de agresiones, según Zoo Ave

"Chucho" era un perezoso que Rescate Animal Zoo Ave albergó cuando quedó herido y perdió su hogar, debido a la tala de árboles en San Carlos. El animal murió un día después de su ingreso, el pasado 17 de octubre.

Este lunes, ingresó al mismo centro otro perezoso, de la zona de Tortuguero, que perdió un ojo tras recibir una fuerte descarga eléctrica y caer desde una altura de casi 30 metros. El animal se recupera después de sufrir varias lesiones.

Ambos casos forman parte de los más de 1.200 animales que ingresaron este año al Centro de Rescate Animal Zoo Ave afectados por la invasión de los seres humanos a sus hábitats.

El director del centro, Sergio González, aseguró que le preocupan las cifras de estos ingresos.

Precisó que al menos un 30 por ciento, de los 4.200 animales salvajes que este año ingresó para su rescate, lo hizo por casos en los que la mano del hombre destruyó o alteró su hábitat o porque el cuerpo del animal se vio afectado directamente por una descarga eléctrica o una agresión.

Director del ZooAve, Sergio González

González detalló que una gran parte de los animales electrocutados son monos congos y perezosos. Los segundos son más vulnerables a perder la vida porque, aunque aparentan estar bien por fuera, las cirugías revelan que tienen quemaduras en el interior de su cuerpo. Un 90 por ciento de perezosos que ingresan al Zoo Ave por descargas mueren.

DIRECTOR DEL ZOOAVE, SERGIO GONZÁLEZ

El centro comenzó a desarrollar este año un proyecto de rescate y recuperación de perezosos en una propiedad en Guanacaste y también en un territorio especial en el Valle Central.

González instó a las personas a contactar al Zoo Ave cuando se encuentren con un animal que haya sido víctima de maltrato, de una descarga eléctrica o agresiones.

Recordó que es importante no tocar al animal en caso de que esté herido y contactar de inmediato a expertos que puedan hacerse cargo de él.