No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Más de la mitad de sociedades se encuentran morosas en impuesto a personas jurídicas

​Empresas que no hayan pagado no podrán realizar trámites ante el Registro Nacional

Un 58 por ciento de las sociedades del país se encuentran morosas ante el Ministerio de Hacienda por no pagar el impuesto de personas jurídicas correspondiente al período fiscal del 2018.

Según datos de la Dirección General de Tributación, de las 306.675 sociedades que debían cancelar el tributo en enero, solo 130.135 (42 por ciento) se acercaron a saldar el un monto correspondiente, mientras que las restantes 176.540 (58 por ciento) están morosas y se encuentran expuestas a sanciones por la deuda que cargan.

Todas las sociedades que estén pendientes del pago se ven obligadas a cancelar -por aparte- un interés específico y paralelamente a esto, no podrán tramitar ningún movimiento registral o de personería jurídica ante el Registro Nacional.

"La ley lo que dice es que no se podrán emitir certificaciones de personería jurídica, no se podrán inscribir documentos en favor de la sociedad como lo son traspasos, adquisiciones, o esos documentos que se tramitan en el Registro. Incluso los notarios que emitan certificaciones de personería jurídica deberán consignar esta situación en el documento", explicó el director de Tributación, Carlos Vargas.

Hacienda obtuvo un ingreso de ¢12 mil millones por las empresas que sí cumplieron a tiempo con el pago; sin embargo, aún les falta por recaudar más de ¢14 mil millones.

Las personas jurídicas tenían tiempo de cancelar el tributo sin castigos hasta el 31 de enero del 2018. Este es el segundo cobro que se realiza por este impuesto, el primero se hizo en setiembre del 2017, pero para ese entonces las empresas solo pagaban lo proporcional a los meses que restaban por concluir en el año (setiembre, octubre, noviembre y diciembre).

Quienes adeuden ambos pagos se ven expuestos también a la disolución de la sociedad, según explicó Vargas.

Los montos correspondientes a pagar son diferentes para cada sociedad. Por ejemplo, las que están activas pero tienen un ingreso menor a los ¢51 millones por año, deberán cumplir con un impuesto de ¢106.550. Las que generan ingresos entre los ¢51 millones y ¢119 millones, pagarán ¢127 mil y los que reportan por encima de los ¢119 millones deben cancelar ¢213.100.

Los pagos se pueden realizar en cualquier banco del país.

El impuesto a las Personas Jurídicas se creó el 21 de marzo de 2017 y se impuso sobre todas las sociedades mercantiles, las sucursales de una sociedad extranjera o su representante. Están exentas del pago las micro y pequeñas empresas que están inscritas en el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) y los pequeños y medianos productores agropecuarios inscritos en el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

El dinero recaudado se destina a tres lugares distintos. El primero es el Ministerio de Seguridad Pública (MSP), que utiliza los fondos para financiar la infraestructura de delegaciones policiales, compra y mantenimiento de equipo policial, atención a los ciudadanos, entre otras tareas.

Otra parte se envía al Ministerio de Justicia y Paz para que lo distribuya entre las dependencias de la Dirección General de Adaptación Social.

Por último, en lo recaudado también se destina una parte al Poder Judicial para la atención del crimen organizado por medio del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).