Bonos de vivienda para gente que aún no nace, entre anomalías detectadas por Contraloría en Banhvi

informe​Más de medio millón de personas aparecen como nacidas el 1 de enero del año 1900.

Bonos de vivienda para personas que aún no nacen, beneficiarios que aparecen con más de un bono entregado o ciudadanos nacidos en el año 962, forman parte de las inconsistencias en el manejo de datos que halló la Contraloría General de la República en el Banco hipotecario de la Vivienda (Banhvi).

Según se desprende del informe DFOE-EC-IF-06-2016, existen serias inconsistencias en la información que tiene la entidad sobre los beneficiarios de bonos de vivienda, lo cual " advierte de riesgos no solo respecto a la vulnerabilidad del Sistema de Vivienda sino en la legalidad de los subsidios otorgados".

Uno de los aspectos que llamó la atención del ente contralor es que existen al menos cuatro casos de personas que han recibido el bono de vivienda, pese a que los datos registrados indican teóricamente que no han nacido.

Se trata de personas a quienes se les registró su fecha de nacimiento en los años 2018, 2026, 2059 y 2051.

Asimismo, hay más de medio millón de personas que por la fecha registrada tendrían en la actualidad más de 116 años. Se trata de un grupo que aparece como nacido el 1 de enero del año 1900.

El caso más extremo lo tiene otra persona a quien se le registró su nacimiento en el año 926. Hoy tendría 1.090 años.

Este no es el único error. Las pruebas evidenciaron la existencia de al menos130 casos en los que el número de identificación del beneficiario aparece con más de un bono recibido.

Esto a pesar que el programa de beneficios admite un solo bono por núcleo familiar, según el artículo 50 de la Ley del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda.

Además, hubo otros 617 casos de personas en los que el bono se entregó aparentemente después de la fecha de fallecimiento de uno de los miembros del núcleo familiar, lo cual a juicio de el ente contralor "podría convertirse en un riesgo para el sistema en razón de la legalidad del beneficio otorgado".

Las inconsistencias encontradas también tienen que ver con diferencias entre los apellidos y números de identificación que maneja el Banhvi y el Registro Civil, registros donde el número de identificación o el nombre aparece como "no disponible" o la estructura de los números de cédula no coincide con el utilizado en el país, entre otros.


Para la Contraloría, manejar estos datos de forma adecuada es importante porque le permite al gobierno medir el impacto de los programas sociales y el avance en su ejecución, por eso, estos errores en el Banhvi generan debilidad y vulnerabilidad.

Por ello, a más tardar el 30 de junio el Banco deberá presentar al Ente Contralor un informe que contenga la corrección de toda la información errónea.