Médicos del San Juan de Dios confeccionan vagina a dos jóvenes con técnica innovadora

Procedimiento​Cirugía no deja heridas ni cicatrices y el objetivo es que la paciente pueda tener una función sexual normal

Especialistas en ginecología del Hospital San Juan de Dios le construyeron la vagina a dos jóvenes de 19 y 21 años utilizando una innovadora técnica que no les dejará heridas ni cicatrices.

Ellas nacieron con un trastorno que impide que el útero y la vagina se desarrollen, el cual es conocido con el nombre de agenesia útero vaginal congénita.

Debido a ello los médicos realizaron un procedimiento que consta de dos partes: uno quirúrgico y otro mecánico.

Para esto el hospital debió adquirir un dispositivo especial para cada paciente y así poder realizar esta técnica que se efectúa por primera vez en Norte y Centroamérica, informó este jueves la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en un comunicado.

Lea: Por primera vez en Costa Rica, médicos instalan en corazón de un niño dispositivo para prevenir muerte súbita.

El aparato comprado por la Caja se llama cirugía laparoscópica, es una alternativa mínimamente invasiva a la cirugía abierta convencional en la que se utiliza una pequeña cámara llamada laparoscopio para ver dentro del abdomen.

El laparoscopio tiene un costo aproximado de $4 mil cada uno.

Las mujeres con esta condición tienen ovarios y órganos sexuales exteriores normales, pero no tienen canal vaginal o bien este puede medir entre 2 y 3 centímetros --el tamaño es entre 8 a 11 centímetros--. Por lo general estas pacientes consultan en la adolescencia por ausencia de la primera menstruación. Esta cirugía se realiza para crear el canal vaginal de manera que la paciente pueda tener una función sexual normal, explicó el jefe del servicio de Ginecología del San Juan de Dios, el doctor Andrés Zamora Leiva.

En comparación con la técnica antigua, esta nueva cirugía no deja heridas, ni cicatrices. "Hay alrededor de 11 técnicas quirúrgicas descritas para crear una vagina, la mayoría de estas técnicas implican tiempo quirúrgico prolongado", comentó el ginecólogo Zamora, quien fue parte del grupo de la intervención.

Esta operación tuvo una duración aproximada de dos horas y se realiza para colocar un dispositivo quirúrgico (laparoscópica) que permite la corrección del trastorno.

Lea: Exsiamés Samuel saldrá del hospital la próxima semana, confirman médicos.

Luego del procedimiento quirúrgico las pacientes permanecen internadas entre 8 y 10 días; cada día se realiza una tracción por medio del dispositivo que está sobre el abdomen y que mueve un bola neoformadora que está en el interior, lo que permite abrir el canal vaginal un centímetro diario. Cuando se logra el resultado esperado el dispositivo se retira, y al egresar del hospital las pacientes deben utilizar dilatador vaginal, por las noches durante un mes, luego de ese tiempo la paciente puede tener relaciones sexuales.

"Lo más importante de esta cirugía es otorgar a estas mujeres la posibilidad de tener una vida sexual normal y saludable, con un riesgo quirúrgico muy bajo", afirmó el jefe de la sección de Gineco-Obstetricia y Neonatología del San Juan de Dios, el doctor Óscar Cerdas Salas.

La incidencia de agenesia vaginal es de una en cada 5 mil mujeres. Esta afección está presente antes del nacimiento y también puede estar asociada con anomalías renales, cardíacas o esqueléticas.